jueves, 27 de septiembre de 2007

Trabajo y humor

Clasificación de clientes que llaman al Soporte Técnico de Internet
.
EL ENTERADO: Dícese de aquel cliente que se presenta como "Yo soy informático" y termina elucubrando sobre que no tiene conexión porque faltan los precariodontes sinódicos de las tapiporlas subyacentes conectadas a su línea de teléfono. No hay forma de convencerle de que quite el microfiltro del cable del router.

EL UTÓPICO: Dícese de aquel cliente que llama entre indignado y sorprendido porque no se le ha solucionado su incidencia después de 45 minutos sin conexión.

El EXPERTO: Dícese de aquel cliente que, según la teoría de Aristóteles, "cada vez sabe más sobre menos, hasta que llega a un punto en que lo sabe todo sobre nada". También es conocido como “el Cantamañanas”. Se puede diferenciar del “Enterado” en que no escucha al agente de Soporte Técnico y, además, le grita.

EL MAFIOSO: Dícese de aquel cliente que amenaza al agente de Soporte Técnico con la mayor de las catástrofes: la solicitud de la baja si su incidencia no se arregla antes de que finalice la llamada.

EL CLIENTE IDEAL: Dícese de aquel cliente que cumple dos condiciones arquetípicas: es un "analfabeto" en temas de informática y, por lo tanto, suele ser bastante "obediente", con lo que la llamada se resuelve en un corto espacio de tiempo.

EL DESAFÍO: Dícese de aquel cliente de más de 80 años que acaba de contratar una línea de ADSL para la habitación del asilo. Además suele tener Windows Vista y quiere conectarse por wifi.

MR. MAGOO: También es conocido como “Rompetechos”. Se trata de un tipo de cliente aquejado de una dislexia informática que le impide localizar cualquier menú, a pesar de tener configurada una resolución de 320x200, en una pantalla de plasma de 50 pulgadas. Normalmente no puede localizar ni siquiera el botón de inicio de Windows Xp, por lo que el agente de Soporte Técnico tiende a poner la musiquilla corporativa mientras va a buscar agua, antes de comenzar la infernal travesía por los desierto informáticos.

No hay comentarios :