sábado, 24 de noviembre de 2007

Arqueología en la Catedral de Vitoria

Catedral de Santa María (Vitoria-Gasteiz)

La Catedral de Vitoria presenta una compleja y dilatada secuencia diacrónica, que se registra en las intervenciones arqueológicas ejecutadas hasta el año 2003. En este artículo, nos vamos a centrar en uno de los aspectos más interesantes que han ofrecido las investigaciones arqueológicas que se le han practicado. Resalta el notable aumento de los conocimientos sobre los orígenes de Gasteiz, prácticamente ignotos hasta la fecha. El hallazgo de un importante número de agujeros y fondos de cabaña en el subsuelo e inmediaciones de la catedral refleja, sin duda, la existencia de un primitivo asentamiento altomedieval en Gasteiz, erigido en una arquitectura íntegramente lígnea. En la 2ª mitad del siglo X, la difusión de la arquitectura en madera parece ir decayendo en beneficio de una técnica mixta que, combinando alzados en madera con zócalos de piedra, no hace sino denunciar unas profundas transformaciones socioeconómicas y políticas.

La siguiente centuria es de máxima importancia para entender el urbanismo de la futura villa de Vitoria, ya que se acomete una profunda reurbanización del primitivo poblado que denuncia un proyecto conjunto y unitario de todo el espacio excavado, en el que su máximo exponente será la construcción de una potente muralla pétrea a fines del siglo XI. Con la construcción de esta muralla se inicia un proceso de transformación urbana que, con el tiempo, modificará completamente el cerro de Gasteiz en su extremo septentrional. Esta transformación se evidenciará aún más cuando –adosada intramuros a la muralla- se levante en el siglo XII una iglesia que conllevará la amortización de gran parte de las estructuras habitacionales de este sector y la modificación del trazado de la calle asociada a las viviendas.

Tras la conquista de Vitoria por el rey castellano Alfonso VIII en el año 1200 y el posterior incendio de la villa, se acometieron importantes obras de urbanización con la reconstrucción de la anterior iglesia y la edificación extramuros de un gran templo que, con el tiempo, acabará transformándose en la actual catedral de Santa María. Solamente cuando la construcción del nuevo templo avance hacia los pies, en la 2ª mitad del siglo XIII, se procederá al derribo de la iglesia y muralla que obstaculizaban su desarrollo.

Los siglos posteriores ponen de manifiesto la existencia de una amplia necrópolis exterior en la actual plaza de Santa María que subsiste, hasta bien entrado el siglo XVI, con otra emplazada al interior del templo catedralicio. Durante el periodo final de la necrópolis exterior aparecieron restos de actividades industriales asociadas a la construcción de la catedral, destacando los moldes que sirvieron para la fundición de campanas.

Para terminar, en el siglo XVII se arrasa y nivela el espacio ocupado por la necrópolis exterior y se procede a la construcción de un espacio público similar a la actual plaza de Santa María.

No hay comentarios :