domingo, 18 de noviembre de 2007

Pompeya

Ciudad fundada por los oscos, uno de los primeros pueblos itálicos, nace como puerto de la vecina Nuceria. Paso obligado entre el norte y el sur, entre el mar y los valles del interior, Pompeya comenzó a crecer como nudo de comunicaciones y puerto de importancia. Entre los años 525 y 474 a.C. fue dominada por la colonia griega de Cumas. Posteriormente cayó en manos etruscas para, a finales del siglo V a.C., ser conquistada por los samnios. En el año 310 a.C. los samnios fueron vencidos por los romanos. Al rebelarse contra la Liga Itálica en el año 89 a.C. fue asediada por Sila, convirtiéndose en colonia romana y pasando a ser denominada Colonia Veneria Cornelia Pompeya.
Pero el acontecimiento trascendental en la historia de Pompeya es la erupción del Vesubio, en el año 79 a.C., que arrasó la ciudad y la sepultó en lava. Las ruinas de Pompeya dejan al descubierto diversas partes. La más antiguo o ciudad vieja es la primitiva Pompeya de los oscos y en ella se halla el centro del foro con sus templos de Venus, Júpiter y Apolo, la basílica, el mercado y los edificios de culto imperial. Cerca está la acrópolis o foro triangular, con el templo de Hércules, el teatro, la palestra samnita y el odeón.
Otra parte de su trazado urbano está compuesta por manzanas de casas distribuidas de forma regular. En el extremo sureste se hallan el anfiteatro y la palestra romana. A lo largo de la ciudad se distribuyeron cuatro termas.
Muy notables son las viviendas particulares, que han permitido conocer muchos datos acerca de la vida cotidiana de sus habitantes. En Pompeya hay grandes casas helenísticas decoradas con pinturas y mosaicos, como las del Fauno y de Pansa, o tardorrepublicanas, como la casa de laberinto. Otras son imperiales, como las casas de Criptopórtico y de Menandro.
Fuera del perímetro urbano se encuentran las necrópolis y las villas, entre ellas la conocida como “Villa de los Misterios”.

No hay comentarios :