lunes, 28 de febrero de 2011

Cuando llegamos al Norte de Rusia.

Eudald Carbonell.

 Al no haberse encontrado en las prospecciones arqueológicas realizadas en la zona montañosa de los Urales, restos de Humanos Anatómicamente Modernos ni de Homo Neanderthalensis asociados a industria fauna, se hace difícil saber, como dicen los autores d’un estudio dado a conocer en Quaternary Science Reviews, si los primeros en llegar a la zona fueron Homo sapiens, Homo neanderthalensis o los dos  a la vez, dado que las ocupaciones más antiguas documentadas por registro arqueológico pertenecen al estadio isotópico 3 (MIS, 3).

Conocemos bien que las dos especies se extienden por grandes territorios: Homo sapiens por toda Eurasia, y los neanderthales desde el oeste de Europa hasta las montañas del Altai en Asia. En dicho artículo no se contempla la presencia de otra especie. En este sentido, cabe señalar que los restos de Denisova atribuidos a una especie nueva de colonizador de estas áreas podría ser otro de los homininos que tuvo que ver con los fósiles que se han encontrado a lo largo de los Urales. Por el momento, en la zona prospectada no existen evidencias de ocupación en el Pleistoceno medio, pero soy de la  opinión que no se puede descartarse que éstas existan. Se necesita más tiempo de prospección y excavación de estos registros en secuencia estratigráfica.

Por el conjunto fósil localizado parece ser que existe continuidad entre el Paleolítico medio y el Paleolítico superior. En Zaozer’e, localizado en un afluente del Volga, uno de los cinco yacimientos excavados junto a Mamontovaya, Kurya, Garchi, Byzovaya y Pymva Shor, se han localizado piezas que morfológicamente se asocian a buriles, así como piezas laminares. En opinión de John Inge Svendsen y sus colegas que firman el artículo en Quaternary Sicence Reviews, es una mezcla de Paleolítico medio con superior. En mi opinión, puede formar parte de la variabilidad de las industrias de transición bien conocidas en Europa.

De acuerdo con los mismos autores, los complejos de finales del Paleolítico medio e inicios del Paleolítico superior presentan mucha variabilidad en Euroasia. Por lo que no se pueden aplicar, desde mi punto de vista, visones eurocentristas como se ha hecho sistemáticamente.
.
Una de la proposiciones que hacen es que, mientras que los pobladores del Paleolítico medio ya llevan muchos años en zonas circundantes, es posible que la ocupación del norte de Rusia se llevara a cabo por el este de Asia y no directamente desde África. Otra cuestión que plantean es el hecho de que a los pobladores africanos de nuestra especie les costaría acostumbrase a vivir en las zonas heladas de esta latitudes.

Coincidimos con los colegas en que hace falta una sistemática de prospección espacio-temporal más amplia para poder contrastar de manera fiable estas hipótesis. Aprovecho para plantear que se podrían producir sorpresas en la ocupación de estos territorios, si tenemos en cuenta que Eurasia está poblada desde hace cerca de 2 millones de años, un período durante el cual se han producido muchos ciclos de cambio climático. Pienso en concreto en el estadio isotópico 5  (MIS, 5), en el que las condiciones interglaciares podrían favorecer las primeras ocupaciones de estas latitudes, teniendo en cuenta que el género Homo ya controlaba de manera sistemática el fuego.

Extráído de El Mundo