martes, 22 de febrero de 2011

«Para los políticos, la arqueología y la cultura están en segundo plano».

El arqueólogo Jorge Camino (Avilés, 1960) es el máximo impulsor de las excavaciones que se han llevado a cabo en el enclave de La Carisa y cuyos restos pueden explicar el origen del reino astur. En este enclave trabajó junto con sus compañeros de la Asociación Amigos de La Carisa durante siete «duros» años dirigiendo a medio centenar de expertos. Desde hace dos, mantienen la investigación parada por falta de subvenciones. El Ayuntamiento de Lena ha querido distinguir su labor divulgativa concediéndoles la Medalla de Plata del concejo, galardón que el colectivo recibirá el próximo viernes.
 
-Enhorabuena por el premio.
-Es un honor, aunque no sé si somos merecedores de él. De todas formas, es importante que se reconozca el trabajo de los arqueólogos porque en esta sociedad ocupamos un lugar marginal. Que Lena haya decidido otorgarnos esta medalla nos hace ver que tenemos un lugar.
 
-En 2002 se creó la asociación. ¿Cómo surgió?
-Tras ser descubierto el campamento romano del monte Curriechos y confirmarse la autenticidad de la Vía Carisa que transcurre a su lado, decidimos pedir a la Administración ayuda para investigar la zona, pero nunca mostró interés y nos dijo que recurriésemos a instituciones privadas. Contactamos con Cajastur, se interesó por el proyecto y decidimos constituirnos como asociación sin ánimo de lucro. Gracias a la subvención de la entidad financiera pudimos realizar los trabajos entre 2003 y 2008.
 
-¿Qué ha cambiado en estos años?
-Que trabajamos muchísimo (risas). Los trabajos se han complicado a medida que hemos ido descubriendo resquicios. En su momento, contamos con medio centenar de trabajadores de múltiples especialidades. Pasamos de tener un conocimiento incipiente del territorio a uno sólido y de una gran complejidad. Al principio, se detectó un castro; luego un campamento romano, las fortificaciones relacionadas con la invasión musulmana y el último hallazgo, los restos de una muralla defensiva romana. Conocer La Carisa nos ayuda a explicar el germen de Asturias.
 
-De todos los hallazgos, ¿cuál les llamó especialmente la atención?
-El campamento romano que se sitúa a 1.700 metros de altitud es impresionante. Desde el punto de vista científico, es importante cerrar interpretaciones y este campamento refleja la conquista romana, que se puede situar en la historia con datos y fechas concretas y, por lo tanto, verificar un hecho que en un principio fue una hipótesis. Ahí, en La Carisa hubo una conquista militar.
 
-Usted cifró en 30.000 euros la subvención que necesitarían para continuar con el trabajo
-Esa cantidad permitirá completar algunos aspectos más relevantes de la investigación. Todavía tenemos pendiente la verificación de otras fortificaciones, aparte de las conocidas, que pueden dar grandes sorpresas.
 
-¿Cree que el Ayuntamiento de Aller y Lena conseguirán financiación para sacar adelante los trabajos?
-Está complicado. Son ayuntamientos pequeños que apenas tienen recursos, aunque están haciendo todo lo posible y muestran su interés para realizar sondeos y pruebas de carbono 14 necesarias para datar los resquicios. Todo depende de la voluntad política. Quien podría sacar adelante las investigaciones es el Principado, pero no está por la labor. Parece que la cultura y la arqueología está en un segundo plano para los políticos. Es una pena.
 
-La consejería de Industria propuso una partida de 270.000 euros para el Centro de Interpretación de la vía de la Carisa de Aller.
-El edificio ya está acabado y eso dinero de aprobarse, servirá para dotar de material didáctico y expositivo al centro. Además, también el Ayuntamiento de Lena está tramitando la construcción de un museo en el Palacio de Los Faes de Carabanzo sobre La Carisa. Ambos serán complementarios y servirán para que la gente conozca los entresijos y la realidad de nuestra historia.
 
Extraído de El Comercio Digital