martes, 31 de mayo de 2011

El frío reescribe la historia de los vikingos.

Un estudio apunta a la glaciación para explicar la misteriosa desaparición de los escandinavos de Groenlandia.


El hielo de hace miles de años podría explicar un misterio que los vikingos parecían haberse llevado a la tumba. Armado con un nuevo registro climático extraído de lagos helados de Groenlandia, un estudio apoya hoy que un drástico cambio climático hacia temperaturas gélidas fue determinante en la desaparición de los pioneros nórdicos que vivían en esta isla.
.
Este pueblo escandinavo había habitado la gran isla durante cinco siglos, tras ser colonizada por Erik el Rojo, según relatan varias sagas. Estos relatos aportan, junto a los yacimientos arqueológicos, algunas de las escasas referencias que quedan de los colonos, cuyo pueblo llegó a América 500 años antes que Colón. Pero estas fuentes no explican por qué en las primeras décadas de 1400, los habitantes del último asentamiento vikingo de Groenlandia desaparecieron por completo. El abandono se ha achacado a los cambios en el clima, las luchas con los esquimales inuitque aún hoy habitan la isla,la escasez de recursos o los cambios sociales y culturales.
.
Ante la falta de más datos arqueológicos o históricos, un equipo liderado por el geólogo Yongson Huang, de la Universidad de Brown (EEUU), decidió mirar al hielo. Su estudio, que publica hoy PNAS, reconstruye las temperaturas de los últimos 5.600 años a partir de las capas de sedimento helado acumuladas en el fondo de dos lagos de la costa oeste de Groenlandia. El registro, que se extrae de las mismas costas donde se asentaron los vikingos, muestra que las temperaturas se hicieron especialmente gélidas justo en el momento en que los escandinavos desa-parecieron del mapa. Lo mismo parece suceder con otras dos culturas que habían colonizado la isla siglos antes.
.
Cuatro grados.
.
A partir del año 1100, las temperaturas bajaron cuatro grados en unos 80 años, dice el trabajo. "En el Ártico, este cambio pudo reducir considerablemente el tiempo para plantar cosechas", explica Huang. Esto dejaría en desventaja a los vikingos, con un modo de vida sedentario y dependiente de su metrópolis, frente a los inuit, cazadores nómadas. "Una mayor capa de hielo en la costa pudo dificultar el comercio con Escandinavia, mientras que para los inuit, excelentes cazadores de focas, supuso una ventaja", añade Huang.
.
El trabajo muestra que el descenso de las temperaturas coincide con las fechas en las que se abandonaron los dos asentamientos vikingos de Groenlandia, pero no ofrece pruebas concluyentes de que el clima fuera la causa definitiva de la espantada. "Es un estudio muy detallado y bien argumentado", opina Astrid Ogilvie, experta en ecología del Ártico y autora de estudios sobre los asentamientos vikingos de Groenlandia. Sin embargo, no comparte sus conclusiones. "Hasta ahora, los yacimientos vikingos no muestran que estos no supieran adaptarse y, de hecho, se sabe que fueron capaces de pasar de la ganadería a la caza de focas cuando lo necesitaron", advierte Ogilvie. Ella apunta a un éxodo paulatino por causas "políticas" y "culturales" que en cualquier caso no fue muy grande. "En el asentamiento oeste [el primero en ser abandonado] vivían unas 800 personas, y en el este, unas 1.200", señala.
.
El artículo también apunta al descenso rápido de las temperaturas para explicar otros dos éxodos en la isla. El primero lo protagonizaron los saqqaq, primeros pobladores que llegaron en el 2500 antes de Cristo y que dejaron la isla en el 850 de la misma era, coincidiendo con una etapa muy fría. El estudio también menciona a los dorset, un pueblo mucho mejor preparado para el frío que llegó justo tras la desaparición de los saqqaq y cuyos restos también se esfuman de forma abrupta en el 250 a. C.
.
Los autores especulan con que también se debió a temperaturas excepcionalmente bajas, pero reconocen que en este caso no hay suficientes datos. "El estudio muestra una pistola humeante y un cadáver, pero no a la persona que aprieta el gatillo", sostiene Jon Sadler, biogeógrafo de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido. "Puedo ver la conexión entre el clima y la desaparición de los vikingos", dice, "pero los otros dos pueblos eran cazadores que habrían sabido adaptarse para encontrar sustento a pesar de los cambios", concluye.
.
Extraído de Público