miércoles, 4 de mayo de 2011

El gas 'descubre' en el subsuelo segoviano un 'gigante' de la Edad Media.


Ocho siglos después, el subsuelo del casco histórico de Segovia arroja la tumba medieval de un individuo gigante para su época, de más de un metro ochenta (1,82 sin pies), enterrado en su día en las inmediaciones de la necrópolis de la iglesia de San Nicolás.

El hallazgo ha sido documentado por la arqueóloga Isabel Marqués, en el transcurso de las obras de modernización de las redes de abastecimiento de gas.

La tumba, en buen estado de conservación, ha sido fechada entre los siglos XII y XIV y conserva un esqueleto en su interior.

Según ha informado este martes el Ayuntamiento, los trabajos los realiza la empresa Volcosa en las inmediaciones de la plaza de San Nicolás, cerca de la Catedral. La tumba ha sido descubierta al abrir una zanja para introducir la nueva canalización del suministro de gas ciudad.

El enterramiento ha sido identificado como tumba antropomorfa, a 70 metros de profundidad, con una longitud de 1,90 metros, asociada a la iglesia de San Nicolás, formada por sillares de piedra caliza y ladrillos macizos en la cabecera. La tumba estaba cubierta con cobijas de piedra que estaban fragmentadas. El individuo se encontraba en posición 'durmiente' con las manos sobre el abdomen. Ocho siglos después, sólo le faltaban los pies.

Extraído de El Mundo