jueves, 9 de junio de 2011

Los bajitos neandertales del Mediterráneo: la Sima de las Palomas.

Los neandertales que hace 50.000 años vivían en Murcia, no muy lejos de la costa mediterránea, eran bastante más bajos que sus coetáneos del norte de Europa, aunque su corpulencia y robustez eran parecidas. Así se desprende del análisis del esqueleto de una mujer neandertal, casi completo, excavado en la Sima de las Palomas del municipio de Torre Pacheco.

Los restos de esta hembra, que no superaba el metro y medio de estatura, fue excavado por el equipo dirigido por el arqueólogo Michael Walker, profesor en la Universidad y Murcia y responsable del yacimiento, entre los años 2006 y 2008. Con la colaboración de Erik Trinkaus, catedrático de la Universidad de Washington (San Luis), los investigadores lograron rescatar los huesos de un sedimento cementado del que en total se han 'rescatado' tres esqueletos neandertales casi completos y otros fósiles sueltos.

El esqueleto pertenece a una joven adolestente, bautizada como 'Palomas 96' que tenía las características morfológicas de los extintos parientes del 'Homo sapiens' y un tamaño similar al de congéneres encontrados en el mismo yacimiento, según se ha publicado esta semana en la revista 'Proceedings of National Academy of Science' (PNAS).

Walker destaca que se trata del esqueleto más completo y articulado (es decir, los huesos están en su posición original) que se ha excavado en Europa desde los años 70 del siglo XX y el primero en el litoral mediterráneo europeo que, además, tiene la pelvis completa.

Los restos, según recuerda el investigador, fueron encontrados debajo de grandes piedras, extenido y acostado de lado, con los brazos flexionados y las manos cerca del rostro. El equipo mantiene la hipótesis de que, quizás, fuera enterrada por sus congéneres, junto con los otros dos neandertales encontrados en la misma Sima, para que sus cuerpos no fueran carroñeados por las hienas y otros animales.

En el mismo lugar, también se han encontrado utensilios de piedra con la tecnología musteriense, la típica de los neandertales, así como huesos quemados de caballos y restos de al menos otros seis individuos. "No ofrece las características propias de un lugar que se ocupaba de forma habitual porque en aquellas fechas, hace más de 40.000 años, era una cavidad de apenas cuatro metros de diámetro y dos y medio de alto", afirma Walker.

Extraído de El Mundo