domingo, 22 de abril de 2012

El fuego envejece 30.000 años.



Los ancestros del ser humano usaban el fuego 30.000 años antes de lo que se pensaba. Así lo ha determinado el estudio de un equipo de científicos de la Universidad de Toronto y la Universidad Hebrea de Jerusalén, que han identificado una nuevos rastros del uso del fuego, más antiguos que los hasta ahora conocidos.
Trazas microscópicas de ceniza de madera, junto con huesos de animales y herramientas de piedra han sido hallados en una capa sedimentaria de hace un millón de años, en la Cueva Wonderwerk, en Sudáfrica, ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.
La Cueva Wonderwerk, donde se produjo el descubrimiento, tiene un gran tamaño y está situada cerca del borde del desierto de Kalahari, donde ya se habían realizado excavaciones Peter Beaumont y había descubierto un extenso registro de ocupación humana.
Ahora, el proyecto de investigación ha estado haciendo un análisis detallado del material de la excavación de Beaumont y el análisis de los sedimentos ha revelado restos de plantas incineradas y fragmentos de huesos quemados. Los investigadores también encontraron amplias pruebas de decoloración de la superficie, lo cual es típico de la quema.
El antropólogo de la Universidad de Toronto, Michael Chazan, ha indicado que "el control del fuego habría sido un importante punto de inflexión en la evolución humana". Además, ha explicado que "el impacto de la cocción de alimentos está bien documentado, y el impacto del control del fuego habría tocado todos los elementos de la sociedad humana". "Socializar en torno a un fuego, podría ser un aspecto esencial de lo que nos hace humanos", explican.
Extraído de Público