domingo, 27 de mayo de 2012

Arrancan finalmente las obras de rehabilitación del castro de Baroña.

La primera fase, de limpieza y consolidación, rematará antes de julio.


El inicio de los trabajos de rehabilitación del castro de Baroña ya es una realidad. Después de meses de retraso por cuestiones burocráticas, el equipo de expertos encargados de realizar esta actuación comenzó ayer la campaña arqueológica en este icono de la cultura gallega ubicado en la costa de Porto do Son. Una prueba de la necesidad de recuperar este asentamiento castreño se pudo ver ayer sobre el terreno, cuando un grupo formado por más de cincuenta turistas de habla inglesa visitaron el yacimiento a pesar del fuerte viento y la lluvia. La previsión de los encargados de realizar esta rehabilitación, a pesar del retraso con el que han comenzado los trabajos, es tener finalizada la primera parte del proyecto en julio para recibir a los primeros turistas estivales.
Zona de entrada.
Limpieza y consolidación. La empresa Terra Arqueros, encargada de realizar los trabajos, comenzó la actuación por la zona más afectada, situada en torno a la puerta de acceso a este yacimiento, para luego seguir avanzando por el resto de construcciones que también se encuentran en estado crítico. En total, son cuatro las zonas en las que se realizarán trabajos de limpieza y consolidación, que a su vez incluyen las seis áreas «comatosas» que se detectaron en el último estudio de campo en el 2010. Por ahora resulta una incógnita saber cuántos días invertirán en rehabilitar cada zona, aunque uno de los arqueólogos que forman parte del proyecto, Ángel Concheiro, aseguró que la previsión se mantiene y que cumplirán los plazos previstos.

Primera fase.
El 90 % del proyecto. El proyecto que ganó el concurso público convocado por la Xunta para llevar a cabo esta actuación incluye tres fases en su ejecución. La primera, que comenzó ayer, abarca el 90 % de toda la campaña arqueológica, que está financiada por la Secretaria Xeral de Turismo con una aportación que supera los 100.000 euros, y que cuenta con la supervisión de la Dirección Xeral de Patrimonio. En los trabajos que se realizarán hasta julio, el objetivo marcado por los expertos es asentar el yacimiento para que reciba en las mejores condiciones posibles la llegada de los cientos de turistas que cada verano visitan esta joya de la arqueología gallega.
Resto de la campaña.
Tras el verano. La previsión que manejan tanto los arqueólogos como el arquitecto y restaurador de Terra Arqueros es detener luego hasta septiembre toda la actividad para no coincidir con las visitas estivales. Una vez superada la temporada alta, estos profesionales manejan la previsión de regresar al castro a lo largo de septiembre para analizar la influencia que el paso de los turistas ejerció sobre el asentamiento y conocer así cuáles son las partes que se ven más afectadas. Esta segunda fase, según explicó Concheiro, se complementa con la primera. La siguiente y última parte del proyecto llegará en el 2013 y está diseñada para la correcta conservación de los muros y la colocación de señales indicadoras en el recorrido.
Difusión.
Creación de un itinerario. Uno de los grandes objetivos de esta actuación en el yacimiento es la creación de un itinerario para que las visitas que cada año recorren este asentamiento lo hagan sin dañar el castro, tal y como ha sucedido hasta ahora. Otro de los objetivos que se persiguen con esta iniciativa es dotar de una mayor seguridad a los turistas, ya que por las condiciones topográficas tan complejas que tiene el recinto se hace necesario regularizar un recorrido. Otra labor divulgativa arrancará dentro de unos días cuando los escolares de la comarca empiecen a visitar el castro recibiendo explicaciones sobre los trabajos que se están realizando de la mano de sus protagonistas.
Extraído de La Voz de Galicia