domingo, 20 de mayo de 2012

Descubiertas en Alcalá inhumaciones romanas y los restos arqueológicos de una antigua villa agrícola.


Los vestigios arqueológicos atisbados en marzo de 2010 en el entorno de 'Las Majadillas', que a su vez se encuadra en la zona arqueológica de Los Alcores-El Gandul, en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), corresponden finalmente a lo que siglos atrás habría sido una 'villae' romana asociada al mundo agrario de aquella época. Las investigaciones arqueológicas promovidas en este yacimiento, de hecho, han sacado a la superficie inhumaciones de época romana, depósitos de las primitivas industrias del momento e incluso "un basamento de sillares".



Los vestigios arqueológicos atisbados en marzo de 2010 en el entorno de 'Las Majadillas', que a su vez se encuadra en la zona arqueológica de Los Alcores-El Gandul, en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), corresponden finalmente a lo que siglos atrás habría sido una 'villae' romana asociada al mundo agrario de aquella época. Las investigaciones arqueológicas promovidas en este yacimiento, de hecho, han sacado a la superficie inhumaciones de época romana, depósitos de las primitivas industrias del momento e incluso "un basamento de sillares".
Hay que remontarse al mes de marzo de 2010 para recordar el momento en el que el grupo conservacionista 'Alwadi-ira-Ecologistas en Acción' avisaba de que, a cuenta de las intensas precipitaciones caídas sobre Sevilla y su área de influencia en aquellas fechas, las escorrentías habían hecho aflorar a la superficie los vestigios de unas hipotéticas ruinas arquitectónicas en el entorno de la zona arqueológica de Gandul, en Alcalá de Guadaíra.

INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA.
Actualmente, estos vestigios están siendo investigados por los arqueólogos Enrique Luis Domínguez y Ricardo Amaya, de la empresa 'ArqveoLógica', con cargo a un programa de recuperación e investigación promovido por el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra con un presupuesto de 143.000 euros. Pues bien, según ha informado a Europa Press el propio Enrique Luis Domínguez, los primeros trabajos acometidos en este yacimiento bautizado como 'Las Majadillas' han dado ya resultados satisfactorios.
Este arqueólogo ha explicado que habrían sido localizados restos de época romana dispersos "en una superficie de unas cuatro hectáreas", toda vez que el yacimiento habría sido "erosionado" a lo largo de los años por las labores agrícolas, su situación en una pendiente bastante pronunciada y la apertura de 'Camino de Gandul' a mediados del siglo XX. Hasta el momento, las excavaciones arqueológicas habrían confirmado la localización de "una zona de enterramientos bajo tégula", con al menos dos inhumaciones ya rescatadas, que datarían del siglo III después de Cristo, siempre dentro de la cronología romana.

RESTOS DE UN ASENTAMIENTO RURAL.
También han sido localizados en este yacimiento una serie de "depósitos" del tipo 'opus signinum' en bastante buen estado de conservación y datados entre los siglos II y III después de Cristo, además de vestigios arquitectónicos como "un basamento de sillares" situado precisamente al pie del Camino de Gandul. Domínguez, merced a estos resultados, atribuye estos restos a un "conjunto de 'villae' o asentamiento rural de época romana", dado que el hallazgo dista unos dos kilómetros del yacimiento correspondiente a la antigua población romana de Gandul.
El arqueólogo, así, ha relacionado los vestigios descubiertos con "la explotación agrícola del territorio, así como con la cercanía de cursos de agua como el arroyo Salado o el propio río Guadaíra, que favorecieron el aprovechamiento intensivo de la Campiña sevillana durante toda la época romana".
Extraído de Qué