viernes, 25 de mayo de 2012

Descubren en Perú un enterramiento colectivo con más de 70 cuerpos.



Un equipo de arqueólogos de la Université libre de Bruxelles (ULB) ha descubierto en Perú una espectacular tumba en la que fueron enterradas más de 70 personas de ambos sexos y diferentes edades.
El descubrimiento ha sido realizado en Pachacámac, una ciudad prehispánica situada a 40 kilómetros al sudeste de Lima que constituye uno de los mayores yacimientos arqueológicos de Sudamérica, y que en un periodo breve puede ser incluida dentro de los lugares patrimonio de la humanidad de la Unesco.
El descubrimiento del enterramiento colectivo ha tenido lugar en la última campaña de excavación, localizándose frente a los restos del Templo de Pachacámac. Ahí fue localizada una enorme cámara de enterramiento de 20 metros de longitud.
Los investigadores han destacado el buen estado de conservación de los restos, que se han salvado del expolio que ha asolado buena parte de los restos arqueológicos de la zona.
La estructura descubierta fue excavada en la tierra, tiene forma ovalada y una cubierta realizada con cañas y troncos de árbol a modo de soporte de la techumbre.


La cámara principal estaba dividida en dos secciones, separadas por un muro de ladrillos de barro que también sirvió de lugar de enterramiento. Dentro de la cámara los arqueólogos han descubierto los restos de más de 70 esqueletos y momias, todas ellas en su característica posición fetal y algunas completamente intactas.
Se han documentado individuos de ambos sexos y todas las edades, y han sido localizados junto a ellos restos de vasijas, animales (perros y cobayas), objetos realizados en una aleación de oro y cobre, máscaras de madera pintada, calabazas, etc.
Alrededor de una docena de bebés y niños fueron enterrados en la zona perimetral de la estructura, con la cabeza orientada hacia la cámara.
Las dataciones preliminares de los objetos localizados en el enterramiento aportan unas fechas cercanas al año 1000 d.C., aunque habrá que esperar a los análisis definitivos para contar con fechas más precisas.
El equipo de antropólogos que trabaja en el lugar ha apuntado a una posible relación genética entre los individuos enterrados en el lugar, sobre la base de ciertas características comunes observadas en los esqueletos.
Un aspecto llamativo de los restos humanos conservados en Pachacámac es la abundante presencia de evidencias de traumatismos o enfermedades. Los investigadores han llegado a la conclusión, y así lo atestiguan también fuentes incas, que los individuos aquí representados pudieron llegar a este lugar buscando un remedio para sus dolencias. Estaríamos por tanto ante una especie de santuario religioso, una especie de “Lourdes prehispánico”.
Los investigadores forman parte del Proyecto Ychsma, que desde 1999 viene desarrollando trabajos arqueológicos en este importante yacimiento prehispánico.
Los arqueólogos analizan en estos momentos los restos hallados, y tratan de responder a los interrogantes de todo tipo que han surgido con este curioso hallazgo. ¿Los restos de niños corresponden a sacrificios? ¿Fueron todos los cuerpos enterrados a la vez o la estructura fue reutilizada a lo largo del tiempo? ¿Todos estos individuos procedían de Pachacámac o venían de lugares más lejanos? ¿Pertenecieron a la misma familia o estamos ante un grupo de parentesco más amplio?
Extraído de Arqueoscience