lunes, 21 de mayo de 2012

El Cabezo Redondo de Villena está listo para ser parque arqueológico.

El yacimiento es uno de los más representativos de la Edad de Bronce en todo el área del Mediterráneo.
El yacimiento del Cabezo Redondo en Villena está más cerca de convertirse en parque arqueológico. Hace dos semanas se inauguraba oficialmente la primera fase de este proyecto diseñado para poner en valor este importante enclave representativo de la Edad de Bronce, no ya en la Comunidad Valenciana sino en todo el área del Mediterráneo.
Esta primera actuación ha consistido en la consolidación y restauración de los muros de 4 de los 12 departamentos que se conservan, la instalación de modernos sistema de drenaje para facilitar la evacuación y conservación de los elementos restaurados, así como la instalación de un techado metálico, según explica el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Alicante, Mauro Hernández.
El director de las excavaciones confía en que las siguientes fases del proyecto tengan continuidad. Entre otras cosas, contemplan la colocación de cartelería informativa, la consolidación y puesta en valor de las estructuras, además de la construcción de un centro de interpretación y la implantación de una ruta paleobotánica aprovechando la laguna artificial ubicada en el entorno.
Pese a las limitadas posibilidades económicas de la Administración autonómica en estos tiempos, la directora general de Patrimonio de la Generalitat, Marta Alonso, se ha comprometido a continuar invirtiendo en la consolidación del yacimiento villenense.
No en vano, uno de los objetivos primordiales de este departamento es lograr una mayor difusión del patrimonio arqueológico valenciano y para ello pretenden crear una red de yacimientos de la Comunidad Valenciana con el objetivo de que sean visitados y conocidos por los ciudadanos.
Ayuda estatal y autonómica.
La actuación se ha podido llevar a cabo gracias al 1% que el Ministerio de Fomento aporta cada año a proyectos culturales. En el caso del Cabezo Redondo, la inversión destinada por el Ministerio a la primera fase de las obras se aproxima a los 277.000 euros.
Por su parte, la Generalitat se hizo cargo de aportar otros 54.000 euros para completar la financiación del proyecto, que ascendía en total a 331.000 euros.
Ahora falta saber cuándo podrá inciarse la segunda fase programada, porque a pesar de la buena predisposición de las administraciones públicas, de momento nadie se ha comprometido a presupuestarlo. La edil de Cultura, Isabel Micó, ya avanzó que en caso de que Fomento otorgue otra ayuda similar, se destinará a este proyecto.
Extraído de La Verdad