lunes, 21 de mayo de 2012

Taramundi, vida de Prehistoria.


Especialistas de España y Portugal obtienen bronce con el sistema de reducción utilizado hace 5.000 años.





Conocer la Prehistoria es más fácil de lo que parece, pero requiere esfuerzo y trabajo. En Taramundi están dispuestos a hacerlo para estudiar, sentir la Historia y comprobar cómo era antes el trabajo, hace 5.000 años. Científicos de España y Portugal han elegido la comarca occidental para reducir estaño y cobre y obtener bronce, un metal con unas características «superiores» y que supuso un avance tecnológico en su tiempo. 

«Tratamos de acercar un proceso prehistórico a la sociedad. Debemos preocuparnos por nuestro pasado», explica Aaron Lackinger, licenciado en Historia y uno de los organizadores de las primeras jornadas de metalurgia de Taramundi. Para Salvador Rovira, investigador de reconocimiento internacional, la metalurgia «es sencilla» y en Taramundi «que cuida su entorno y valora sus procesos artesanales», es fácil demostrarlo. 

Los expertos han encontrado un lugar donde hacer sus experimentos, pero también donde el proceso genera el interés del gran público. Las jornadas de la metalurgia, que nacieron gracias al museo de la Cuchillería, llevaron a Taramundi una hornilla y dos fuelles para producir 2.200 grados de calor y generar un proceso metalúrgico. El objetivo: obtener bronce. Para la investigadora y profesora de la Universidad de Vigo, Beatriz Comendador, hacer esto es hacer un tributo a la Prehistoria. En Taramundi «somos capaces de recrear un proceso experimental de forma didáctica». Este tipo de experimento sirve para acercar a la sociedad procesos desconocidos, «que tenemos que mostrar para que el gran público aprehenda», añade Comentador. 

Las jornadas de la metalurgia han servido para ampliar conocimientos sobre la Prehistoria.


Extraído de Ine