viernes, 18 de mayo de 2012

Urbanismo anula los 112.000 euros destinados al arreglo de la muralla de la Macarena.

Desvía esta partida presupuestaria y otros 32.900 euros a adecuar una sala de exposiciones en el Convento de Santa Clara.

Alegando razones de urgencia, la Gerencia de Urbanismo lleva al próximo Pleno una moción para anular lainversión prevista de 112.095 euros cuyo destino erarehabilitar la muralla de la Macarena y los restos arqueológicos de la Puerta de Córdoba. Se anula también otra partida de 32.904 euros para adquisición dequioscos de información. El desvío de estas partidas se encauzará a obras de adecuación para una sala de exposiciones en el convento de Santa Clara por un coste total de 145.000 euros.


El gobierno del PP del Ayuntamiento de Sevilla, por tanto, da prioridad a la inversión en esta sala de exposiciones en detrimento del incumplido plan municipal para convertir la muralla macarena en un lugar visitable por los turistas y habilitar un centro de interpretación. Hace pocas semanas el gobierno de Zoido aprobó otro desvío presupuestario de 29 millones para construir un tramo de la ronda SE-35 a cambio de anular reurbanizaciones previstas en el entorno del centro y en los barrios.


Según el expediente que se aprueba primero en el consejo de gobierno de Urbanismo, la modificación del anexo de inversiones del presupuesto de los años 2007 y 2008 para este fin es posible por dos razones: porque el proyecto de rehabilitación de la muralla es una actuación "anulable" al carecer de documento para la licitación de esta obra y porque se estima que este gasto es urgente y no puede retrasarse hasta el año que viene. El jefe del servicio de contratación asegura que la obra de la muralla ni se ha sacado a concurso ni tampoco está pendiente de licitación en Urbanismo, al igual que la partida de los quioscos.


El servicio de gestión financiera y tesorería de la Gerencia relata en su informe sobre esta cuestión, que "el señor gerente [Alberto de Leopoldo] informa de la necesidad de atender de forma urgente" este gasto y que se encomienda a este servicio que tramite la modificación presupuestaria. La jefa del servicio argumenta que se trata de "proyectos de inversiones de ejercicios presupuestarios ya cerrados, cuyas consignaciones son absolutamente susceptibles de reducir, o en su caso eliminar, sin perturbación del correspondiente servicio, ya que se trata de actuaciones anulables por falta de inversión, según el informe adjunto del servicio de contratación".


Desde la oposición del Ayuntamiento, el portavoz adjunto primero del PSOE Antonio Muñoz criticó este martes la falta de justificación que, a su juicio, supone este nuevo desvío presupuestario y acusó al gobierno de Juan Ignacio Zoido de improvisar constantemente, primero con las inversiones desviadas al tramo de la SE-35 y ahora con la muralla. "Hay una certeza de que este gobierno está continuamente improvisando sus prioridades de inversión. Las cosas tienen que estar justificadas", protestó Muñoz.


El concejal pedirá explicaciones en la Gerencia al delegado Maximiliano Vílchez al considerar que "la muralla de la Macarena es un bien cultural y turístico, un importante elemento del patrimonio de la ciudad, necesitado de inversión, pero el absolutismo de la mayoría absoluta del PP lleva a este tipo de decisiones".


El edil socialista recuerda que se hurta la inversión al proyecto de recuperar la muralla de la Macarena como otro de los atractivos turísticos de la capital sevillana.


El gobierno anterior prometió recuperar para el turismo la cerca almohade tras la última rehabilitación de importancia que se hizo la etapa de gobierno de Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE). El nuevo gobierno del PP, desde su llegada a mediados de 2011, se ha limitado hasta ahora a limpiar la muralla y la barbacana de decenas de miles de kilos de basura. A finales de septiembre de 2011 se llevó a cabo un zafarrancho de limpieza en el que se retiraron más de 16.000 kilos de residuos acumulados entre la barbacana y la muralla, ante las insistentes quejas de los vecinos.
Extraído de Diario de Sevilla