sábado, 23 de junio de 2012

Descubren en Perú mina preincaica de mil 600 años de antigüedad.



Arqueólogos peruanos descubrieron una mina prehispánica, con una antigüedad de mil 600 años, explotada por la cultura preincaica Mochica, de la que extraían cinabrio y cristales minerales, informó este jueves a una agencia de noticias internacional el arqueólogo Régulo Franco.

El hallazgo se produjo cerca de la ciudad de Trujillo, 570 kilómetros al norte de Lima (capital peruana), en una montaña denominada Campana, en lo que parece ser probablemente la primera mina preincaica en ser descubierta en Perú, dijo Franco.

"Se trata de una mina prehispánica con una alta concentración de cristales minerales, como malaquita y sobre todo cinabrio o sulfuro de mercurio, un elemento simbólico que acompaña a los muertos en su viaje al encuentro con sus ancestros", explicó.

Inicialmente, el grupo de arqueólogos dirigidos por Franco descubrió un hueco en una elevación en la quebrada Portachuelo de la cadena montañosa Campana.

"Pero después tras una exploración nos dimos cuenta de que no era un hueco cualquiera sino una mina, con una antigüedad de mil 600 años, época de la cultura Mochica, que se asentó en gran parte del norte peruano", precisó.

Se trata de un gran túnel en forma de caracol en el que se aprecian "cristales de variados colores con emanaciones de sulfuro de mercurio, que es como un chorro de un color rojo intenso, en donde es imposible continuar porque el cinabrio es venenoso".

En las inmediaciones de la mina se encontró un cementerio mochica, con restos de cerámica de esa cultura.

El arqueólogo llegó a la conclusión de que el cinabrio era utilizado en el entierro de los dignatarios mochicas como el de la Señora de Cao, una gobernante de la región en el siglo IV, cuya momia fue descubierta por Franco en mayo de 2006.

La momia de la Señora de Cao, que en tiempos mochicas era considerada una divinidad, tiene una fuerte concentración de cinabrio, "especialmente en el rostro y manos, embadurnados con la tonalidad rojiza del cinabrio", explicó.

Ese elemento y cristales de varias tonalidades aparecen también en los collares de la Señora de Cao.

Franco señaló que la zona de la mina prehispánica se encuentra en peligro debido a que el ministerio de Energía y Minas entregó este año en concesión esa parte del complejo Campana a una empresa para explotación minera.

"Demandamos que esa zona sea declarada como un paisaje cultural e intangible", subrayó a la vez que criticó que en las canteras ubicadas en las inmediaciones grandes empresas extraen materiales de construcción.

El peligro es mayor debido a la presencia creciente de granjas avícolas e intentos de invasiones de tierras, sostuvo.


Extraído de Telesur