viernes, 1 de junio de 2012

El tejido más antiguo encontrado en Rusia tiene nueve mil años.

Los científicos rusos consiguieron establecer la antigüedad del trozo de tejido encontrado en la cueva Puerta del Diablo en la región de Primorie, en el Lejano Oriente de Rusia.


Sus restos fueron descubiertos durante las excavaciones arqueológicas realizadas por investigadores del Instituto de Historia, Arqueología y Etnografía de los pueblos del Oriente Lejano de la Academia de Ciencias de Rusia en los años setenta. Sin embargo, hasta ahora no se habia podido determinar la antigüedad del hallazgo que resultó ser uno de los tejidos más antiguos creados por el hombre. Gracias a los novísimos métodos de análisis, los científicos averiguaron que la pieza tiene casi nueve mil años.

Los arqueólogos decidieron iniciar las excavaciones en la cueva después de que los vecinos encontrasen allí huesos humanos. La directora de la expedición del Instituto de Historia, Arqueología y Etnografía de los pueblos del Oriente Lejano, y doctora en historia, Zhana Andréeva, explica a la emisora La Voz de Rusia que en el neolítico dentro de la cueva había una vivienda de madera que se quemó en un incendio. El fuego quemó a los habitantes de la vivienda dejando solo algunos restos carbonizados.

Los antropólogos rusos estudiaron los restos humanos encontrados y definieron a los hombres de la Puerta del Diablo como mongoloides del norte. De su población se conservaron restos de las esterillas que, por lo visto, cubrían el suelo. Mezclados con ellos se encontraban restos de redes y tejidos.

El hallazgo del tejido más antiguo en Primorie llegó a nuestros días debido a una tragedia, explicó la investigadora:

—En Primorie los tejidos se conservan solo en estado carbonizado porque los suelos aquí son muy agresivos; hacen desaparecer huesos, conchas... Solo los restos orgánicos carbonizados pueden permanecer a salvo.

En el momento del hallazgo los arqueólogos determinaron que la edad aproximada de los restos encontrados era de entre cinco a siete mil años. En aquel entonces, el método de la datación por radiocarbono todavía no existía, mientras otros métodos podían conducir a la destrucción del tejido antiguo. Recientemente los científicos rusos del Instituto de Geología de la Academia de Ciencias sometieron los restos de la cueva a la espectrometría de masas, una técnica experimental que permite analizar con gran precisión la composición de diferentes elementos químicos e isótopos atómicos y datar los restos arqueológicos sin dañarlos. Resultó que el material encontrado en la Puerta del Diablo tiene unos nueve mil años. Son unos de los restos textiles más antiguos encontrados en Asia Oriental. Además se pudo constatar que el procedimiento que utilizaban para tejer en esta región se diferenciaba radicalmente de la del Oriente Próximo. El experto del Instituto de Historia, Arqueología y Etnografía de los pueblos del Oriente Lejano, Alla Garkovik, señala:

El telar era más primitivo, los hilos de la urdimbre y de la trama no se cruzaban, sino se entrelazaban.

El hallazgo del textil del Neolítico en el Oriente Lejano ruso modifica la historia de la artesanía. Resulta que en Asia Oriental los primeros en crear los tejidos fueron los cazadores y pescadores, comunidades más primitivas que las del Oriente Próximo donde en aquella época ya se conocían la agricultura y la ganadería. Los especialistas destacan que el oficio de tejer es muy antiguo, uno de los primeros practicados por el hombre.

Extraído de La Voz de Rusia