domingo, 17 de junio de 2012

La nueva arqueología se citará en Vimianzo en septiembre.

El castro das Barreiras inspirará unas jornadas sobre la Edad de Hierro.


Con el castro das Barreiras como motivo inspirador, Vimianzo se convertirá a comienzos del próximo otoño en la «capital da arqueoloxía do noroeste de España». Con estas palabras presentó ayer el arqueólogo Ángel Concheiro Coello el congreso Que sabemos dos castros? Xornadas sobre investigación, didáctica e comunicación da Idade de Ferro, que tendrá lugar en la localidad del 28 al 30 de septiembre.
El alcalde vimiancés, Manuel Antelo, señaló durante el acto de ayer -previsto originalmente en el propio castro, pero desarrollado finalmente en el salón de plenos por razones meteorológicas- que el objetivo de las jornadas es aprovechar esa «xoia» castrexa, darle proyección cara el exterior y lograr un impacto positivo en la economía local. En este sentido Antelo agradeció la colaboración del Seminario de Estudos Comarcais da Costa da Morte -representado en el acto por su presidente, Xosé María Lema Suárez, y por Manuel Vilar- y de la asociación Cherinkas -en cuyo nombre acudió Alejandra Rama-, así como del resto del tejido asociativo y empresarial del municipio.
Lema Suárez recordó que el Seminario ya celebró en el 2006 el primer Simposio do Megalitismo da Costa da Morte y abogó por continuar por una senda de trabajo que puede suponer una importante proyección no solo para Vimianzo.
Pionera y multidisciplinar.
Concheiro señaló que las jornadas constituyen «unha iniciativa pioneira» y que servirán para dar voz a la nueva arqueología, «á vangarda do coñecemento castrexo», así como para romper algunos tópicos al respecto y abordar este tema desde ópticas muy diferentes, puesto que habrá espacio también para puntos de vista como los del aprovechamiento cultural y económico y la divulgación.
«Os arqueólogos non podemos estar desligados da sociedade», explicó Concheiro, quien animó a «convertir un xacemento arqueolóxico nun equipamento activo de contidos culturais». El alcalde recogió el guante explicando que el Concello ha tratado de obtener apoyo de la Xunta y ya trabajan en el desarrollo de rutas urbanas que permitan explotar ese recurso «patrimonial e histórico».
Extraído de La Voz de Galicia