martes, 26 de junio de 2012

Un viaje al pasado a través de los intrumentos y la tecnología prehistórica.



El Laboratorio de Arqueología de la Universidad del Norte recibió la visita de Fernando Bustamante, arqueólogo experto en tecnología lítica (tallado de piedras), quien trajo consigo una colección de réplicas de materiales líticos tempranos y realizó una evaluación de las herramientas de piedras que hay en el recinto como parte de un proceso de identificación e inventario

De igual manera el experto precisó algunos aspectos de esta colección en aras de obtener un mayor conocimiento acerca de las piezas. “Lo que básicamente vimos fue una muestra de cómo en el pasado se elaboraron las herramientas en piedras, en una categoría denominada tallada por percusión por un golpe que se les da”, dijo Bustamante, refiriéndose a la técnica que trabaja con las piedras. 

En la breve muestra explicó que la idea es replicar como se elaboraron estos artefactos y a través de estas técnicas analizar como vivía la gente hace muchos años. “Tenemos varios tipos de percutores o herramienta para golpear y tallar. Existen dos tipos: uno que son los blandos que por lo general esta hechos huesos, cuernos o madera; y los percutores duros que son piedras que sirven para ejecutar la misma acción”, explicó. 

De acuerdo con el arqueólogo, por lo general se tallaba en rocas silíceas con alto contenido de cuarzo, debido a que este tipo de piedras producen un filo muy cortante y podían servir como cuchillos o navajas.  En el pasado se trabajó también con el vidrio natural que tiene origen volcánico llamada obsidiana, y que incluso es un material más cortante que el mismo vidrio. 

En la colección que trajo Fernando Bustamante se pudieron observar réplicas de herramientas de más de 12 mil años, como las puntas de flecha jobo. Con respecto al análisis de las piezas del Laboratorio de Arqueología, el experto dedujo que, pese a ver pocas herramientas talladas en piedra, se han encontrado cosas interesantes sobre la cultura Tayrona y sus herramientas. Un ejemplo de ellas son las hachas y otros artefactos más pequeños como cuentas de collares elaborados en concha. 

Según Juan Guillermo Martín, profesor del Departamento de Historia y Ciencias Sociales este tipos de visitan se realizan para divulgar ante la comunidad universitaria la existencia del Laboratorio de Arqueología, que fue fundado por el profesor Carlos Angulo Valdés y que cuenta con una valiosa muestra de cerámica y otros elementos arqueológicos del Caribe colombiano. 
“Aquí los visitantes pueden ver aspectos de la vida cotidiana de la gente que vivió hace 10 mil años en el Caribe hasta la llegada de los españoles a principios del siglo XVI”, expresó el profesor Martín. La labor del Laboratorio no es solo la preservación de una colección arqueológica, sino también funge como apoyo al Grupo de Investigación en Arqueología, Historia y Estudios del Caribe Colombiano –GRAHUS, que pertenece al Departamento de Historia y Ciencias Sociales.


Extraído de uninorte