miércoles, 4 de julio de 2012

Arsuaga: 'Los recortes han reducido el tamaño de las excavaciones en Atapuerca'.



"Tengo la sensación de que la humanidad ya es responsable de sus actos. Ha perdido la inocencia infantil de creer que hay fuerzas ajenas que gobiernan su existencia". Con esta reflexión, fruto de tantos años de investigación y observación de la especie humana introdujo, este lunes,Juan Luis Arsuaga su discurso de inauguración de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid en San Lorenzo de El Escorial.
"De vuelta en casa", en su universidad, y rodeado de los mayores representantes de la institución, Arsuaga realizó un recorrido, breve pero cargado de humor, por la historia de la evolución humana. Es el descubrimiento, precisamente, de ésta, el que, según el científico, habría hecho ‘madurar’ al hombre. Comprender su historia ha sido, para él, el escalón definitivo hacia un conocimiento profundo de uno mismo y la asunción de los propios actos.
Millones de años de cambios, desde los primeros primates hasta el actual ‘homo sapiens sapiens’, pasando por todos los estadios de cambio, contemplaron a un auditorio veraniego lleno hasta la bandera, que vió pasar ante sus ojos una auténtica crónica de vida.
El cambio en la distribución de la energía, del metabolismo al cerebro, por medio del cambio en la alimentación, de vegetariana a carnívora, determinó la inteligencia. Pero lo que confirió definitivamente su superioridad a la actual especie humana fue, a juicio de Arsuaga,«"la capacidad simbólica, la creación de mundos fantásticos y el sentimiento de identidad".
Esta teoría nos llevaría a afirmar, según el científico, que en el futuro "los conflictos podrían desaparecer cuando la Humanidad considere que todos realmente pertenecemos a un mismo grupo". Algo que no parece muy probable. "Somos fácilmente enfrentables unos con otros, no es un lastre que se pueda dejar atrás, hay que convivir con ello y no hay más opción que la educación para la convivencia", afirmó, y añadió: "Mientras nazcan niños habrá que enseñarles valores para prevenirles de estos peligros. Cada generación deberá ser enfrentada a la posibilidad de participar en un conflicto".


Recortes en las subvenciones.

En un encuentro con los medios, previo a la conferencia, Arsuaga explicó cómo afectarán los recortes en las subvenciones de la Junta de Castilla y León al yacimiento arqueológico de Atapuerca. Será en dos planos: en relación a la excavación, los principales gastos son los de residencia, manutención y transportes. El director del yacimiento explicó que se han podido «"amortiguar"»estas mermas en la financiación "reduciendo el tamaño de la excavación en algunos frentes y con las aportaciones de la Fundación Atapuerca. Es un recorte aceptable en las circunstancias actuales", reconoció. Del segundo plano, aún no se sabe nada. Los proyectos de investigación del Plan Nacional terminan este año, pero aún no se han hecho públicos los presupuestos.
Para Arsuaga, no hay duda de que el tercer frente de la institución, el Museo de la Evolución Humana, «"es un buen ejemplo de cómo la investigación debe ser considerada una inversión, en ningún caso una subvención, porque ésta es una partida para una actividad no productiva o rentable".
En relación a la polémica surgida, hace unas semanas, con el diario británico 'The Guardian', tras la publicación por parte de éste de un artículo que acusaba al científico de "distorsionar la teoría de la evolución humana con huesos mal datados", Arsuaga quitó hierro al asunto. Es un artículo que firmaría yo mismo en un 95%, excepto el titular con el que, por cierto, no estaba de acuerdo ni el autor del estudio al que se refería, Chris Stringer, afirmó. "Se puede decir: ‘¡Hay que ver, estos ingleses, cómo aprovechan!", bromeó. Más serio, aseguró que "hay polémicas mucho más importantes en el mundo científico".
Extraído de El Mundo