jueves, 5 de julio de 2012

Dos nuevos yacimientos visitables de los siglos VI y VII en Colmenar Viejo.

Los enclaves de Navalvillar y Navalahija están siendo acondicionados para su inauguración en octubre.


La Comunidad de Madrid trabaja junto al ayuntamiento de Colmenar Viejo en el acondicionamiento de dos yacimientos arqueológicos visigodos de los siglos VI y VII en la Dehesa de Navalvillar para que en octubre se incorporen a la red de yacimientos visitables del Gobierno regional. Esta red, que la Comunidad puso en marcha en 2003 y en la que ha invertido más de cinco millones de euros, cuenta ya con 16 enclaves distribuidos por toda la región y que dan una amplia visión de la historia de Madrid: desde los restos de animales de hace 14 millones de años que pueden visitarse en la estación de Metro Carpetana, hasta la Calzada romana de Galapagar, pasando por el hábitat carpetano de Miralrío (Rivas- Vaciamadrid), el castillo medieval de Arroyomolinos o la colmenareña Necrópolis Visigoda de Remedios (precisamente, en este lugar enterraban a los difuntos provenientes de los poblados de la Dehesa de Navalvillar).

El vicepresidente y consejero de Cultura y Deporte de la Comunidad, Ignacio González, ha visitado los trabajos de acondicionamiento que los arqueólogos llevan a cabo para hacer visitables los yacimientos de la Dehesa de Navalvillar: el enclave de Navalvillar y el de Navalahija, en los que la Comunidad de Madrid y el ayuntamiento de Colmenar Viejo han invertido conjuntamente 23.000 euros.

Los arqueólogos han sacado a la luz en estos enclaves los muros de cimentación de varios edificios, como casas, establos, zonas de trabajo... pero los estudios realizados en la zona concluyen que hay muchas más: 136 estructuras en Navalvillar, y 169 en Navalahija.


Enclaves de Navalvillar y Navalahija.

El yacimiento de Navalvillar es un establecimiento rural visigodo orientado preferentemente a la ganadería ovina y la actividad metalúrgica, según los expertos, data de los siglos VII y VIII d.C., aunque posiblemente fue reutilizado durante la Edad Media (S. XIII). Entre 1981 y 1990 fue objeto de seis excavaciones arqueológicas que dejaron al descubierto tres áreas con diferentes funciones: viviendas, establo y almacén, encontrándose numerosos objetos como vasijas, cuchillos e incluso, una moneda omeya de plata, la más antigua del período islámico de la Península.

Las excavaciones de Navalahija son más recientes. Entre 2008 y 2009 se pusieron al descubierto tres edificios, uno de ellos excavado parcialmente, con una superficie de unos 140 metros cuadrados. Lo más representativo del conjunto es una estructura con diferentes estancias para trabajar el hierro, algo que aporta una valiosa información sobre la actividad económica ya que los estudiosos presuponen así que ésta se compaginaba con la explotación de la ganadería.

En las excavaciones realizadas en este yacimiento participaron, además de arqueólogos, vecinos de la localidad y de municipios de la comarca que voluntariamente quisieron trabajar en el yacimiento. Las piezas halladas más singulares, como vasijas o material pétreo, están expuestas en la Casa Museo de la Villa de Colmenar Viejo.

Ambos enclaves están ubicados en las inmediaciones de la ya visitable Necrópolis visigoda de Remedios y complementan la información arqueológica e histórica de ésta, aportando datos sobre la organización del territorio en la presierra madrileña en la transición de la Antigüedad tardía al medievo (siglos VII y VIII d.C.).

Yacimientos Visitables.

El Plan de Yacimientos Visitables de la Comunidad de Madrid, que se puso en marcha en 2003, persigue acondicionar para su visita pública determinados yacimientos arqueológicos de Madrid, a fin de extender su conocimiento y proporcionar nuevos elementos de identificación entre la población, su pasado y su territorio. Aunque su objetivo general es acercar esta riqueza arqueológica al público en general, su objetivo prioritario son los escolares, lo que le confiere una especial vocación didáctica.

El público ya puede disfrutar de los siguientes 16 yacimientos visitables, a los que en octubre se sumarán los dos citados en Colmenar Viejo: la necrópolis medieval de Sieteiglesias (Lozoyuela-Navas- Sieteiglesias); la necrópolis visigoda de Remedios (Colmenar Viejo); el conjunto arqueológico de la Dehesa de la Oliva (Patones); la Calzada romana de Galapagar; el hábitat carpetano de Miralrío (Rivas-Vaciamadrid); la ciudad romana de Complutum, que incluye el Foro, la trama urbana y la Casa de Los Grifos (Alcalá de Henares); el yacimiento romano de El Encín (Alcalá de Henares); la casa romana de Hippolytus (Alcalá de Henares); el castillo medieval de Arroyomolinos (1ª Fase); Caminería histórica del Valle de la Fuenfría (Cercedilla); la Iglesia del Buen Suceso, en la estación de Cercanías de Sol (Madrid); la Plazuela de los Caños del Peral, en la estación de Ópera de Metro de Madrid; el Antiquarium y Paseo Arqueológico del Palacio Arzobispal, en el recinto amurallado de Alcalá de Henares; y el yacimiento ‘La Mezquita’ de Cadalso de los Vidrios. Además de dos instalaciones museográficas: el yacimiento paleontológico de La Carpetana en la estación de Metro del mismo nombre, y el yacimiento paleontológico del Intercambiador de Príncipe Pío, ambos en Madrid.

Extraído de El Buro Informativo