viernes, 13 de julio de 2012

Las excavaciones de verano de los Vilars d'Arbeca descubren nuevas formas urbanísticas.

Los trabajos han permitido encontrar viviendas y siete piezas de cerámica | La Univeristat de Lleida y el Ayuntamiento de Arbeca han firmado un convenio de colaboración durante tres años.



Las excavaciones hechas en la reciente campaña de verano en la fortaleza ibérica de los Vilars de Arbeca (Garrigues) han permitido descubrir una nueva forma de organización urbanística del poblado, diferente de la colocación que hasta ahora se conocía de las casas del recinto amurallado. Los hallazgos hechos en la zona más antigua, conocida como Vilars 0, han descubierto viviendas con aposentos diferentes y un conjunto de 7 piezas de cerámica doméstica que serán restauradas. En septiembre, empezará la restauración de la torre y la muralla de este sector, después de que este jueves la Universitat de Lleida y el Ayuntamiento de Arbeca hayan firmado un convenio para sellar el trabajo conjunto de los últimos años para asegurarlo durante el futuro.
Después de casi 30 años de excavaciones y descubrimientos en la fortaleza ibérica de los Vilars de Arbeca, este jueves la Universitat de Lleida y el Ayuntamiento de la población han firmado el convenio con vigencia prorrogable de tres años para fijar la colaboración entre el consistorio y los investigadores de la UdL en la conservación y excavaciones del yacimiento.
Esta semana acaba la campaña de verano financiada por la Diputación de Lleida y la Generalitat, pocos días después del curso de arqueología de la UdL, que este año no ha podido incluir la campaña posterior de excavaciones, aunque si la parte formativa dónde han participado 12 alumnas y tres arqueólogos. El director de la excavación, Emili Junyent, ha explicado que "con los recursos mínimos se ha podido hacer una excavación en Vilars 0, la parte más antigua de la fortaleza, que continuará el septiembre con la restauración de una torre y la muralla del sector nordeste".
A pesar de que visiblemente el más espectacular será precisamente esta recuperación de parte del tramo amurallado, "a nivel científico el hallazgo más importante de las últimas semanas ha sido el descubrimiento del nuevo modelo de casas que difieren de las casas estándar encontradas en el resto del recinto", ha dicho Junyent.
Las del sector nordeste se adaptan a la curvatura de la muralla y en vez de ser un aposento único con vestíbulo, estas incluyen, por ejemplo, un horno, una zona de almacén, e incluso un banquillo de barro donde se han localizado siete piezas de cerámica doméstica que se restaurarán. Aún así, todavía quedan seis viviendas para excavar en una zona todavía desconocida y que se encontraba muy arrasada por la agricultura.
Extraído de La Vanguardia