jueves, 12 de julio de 2012

Los yacimientos de Atapuerca avanzan hacia atrás en el tiempo.



Primero fue el Homo Anteccesor de 800.000 años, el europeo más antinguo. En 2011 se llegó al 1,2 millones de años de antigüedad con una mandíbula, de especie por determinar, hallada en el nivel 9 la Sima del Elefante bajo que se han encontrado este año restos animales todavía más antiguos. Los investigadores de Atapuerca buscan allí evidencias humanas que permitán seguir viajando hacia atrás en el tiempo.
Rosa Uget, responsable de la excavación en la Sima del Elefante explicó ayer que en esta campaña se está nivelando el nivel 9 donde se encontró el pasado año la mandíbula de Homo S.P, especie por determinar, y que se ha revelado como la entrada de una cueva de la que, por el momento, se trabaja en unos 10 metros cuadrados de los casi 60 de este yacimiento enclavado en la sierra de Atapuerca.
Este trabajo ha permitido llegar en un punto en concreto a niveles inferiores y, por lo tanto, más antiguos del yacimiento. Se trata del nivel 7 en el que, según indicó Uget, todavía no se han encontrado restos humanos pero sí animales que permiten aventurar que la excavación de Atapuerca permitirá avanzar en el conocimiento de la evolución humana hasta más allá del 1,2 millones de años de antigüedad.

Los osos de la Gran Dolina.


Mientras tanto, en el yacimiento de la Gran Dolina, donde en 1994 se encontraron los primeros restos de Anteccesor, el trabajo se centra ahora en los niveles superiores y en la búsqueda de otros antepasados, en este caso del oso. Jordi Rosei, responsable de la excavación, recordó en los noventa se encontraron restos de una nueva especie, Ursus Doliniensis, del que se han hallado nuevos ejemplares que permiten ampliar el conocimiento de estos animales, enlace entre el oso pardo actual y los cavernarios.
De este modo, «los yacimientos de Atapuerca se complementan y dan sentido unos a otros ya que, en un lugar eran enterrados los homínidos y en otros era donde vivían y cazaban y aparecen sus utensilios», precisó Jordi Rosei.
Extraído de ABC