jueves, 23 de agosto de 2012

Baelo Claudia, algo más que ‘garum’.

El hallazgo de una escultura imperial prueba que el enclave no era solo industrial.

Fragmentos de la escultura hallada en Baelo Claudia.
Baelo Claudia fue mucho más que una inmensa fábrica de garum, la salsa a base de vísceras fermentadas de pescado muy apreciada por los patricios romanos y famosa en todo el imperio. El hallazgo de importantes fragmentos de una escultura —el pasado viernes en el conjunto arqueológico ubicado a orillas de la playa de Bolonia, en Tarifa (Cádiz)— ha demostrado que el enclave tenía también construcciones imperiales de cierto nivel. El consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, presentó este martes en Baelo Claudia la última escultura hallada en las excavaciones que actualmente se realizan al sur de la puerta oeste de la ciudad hispanorromana.
Se trata de una estatua de mármol masculina, probablemente del siglo I, que presenta un magnífico estado de conservación. “Es una talla de gran importancia, hace 12 años que no se encuentra una semejante, a pesar de las continuas excavaciones que se vienen realizando en la zona”, precisó Alonso.
Según Ángel Muñoz, director del conjunto arqueológico, “el hallazgo demuestra que en Baelo Claudia los edificios no eran austeros e impersonales”, algo que se creía hasta el momento, debido principalmente a su carácter industrial. La pieza podría representar a un emperador divinizado de la época del alto imperio y demuestra que en Baelo las construcciones también estaban decoradas y personalizadas con esculturas.
“Es una escultura en mármol a tamaño natural a la que le falta la cabeza, una pierna completa, la mitad de otra, un brazo completo y el antebrazo del otro. Además, se ha localizado un pie y, probablemente, el resto de la estatua se encuentre en las proximidades bajo las capas de rellenos arqueológicos que colmatan la piscina en la que fue encontrada a más de un metro de profundidad”, explicó Muñoz. Durante la excavación también se han encontrado restos de un mosaico.Las excavaciones que han permitido este importante hallazgo, forman parte del proyecto Economía marítima y actividades haliéuticas en Baelo Claudia, dirigido por los profesores de la Universidad de Cádiz Darío Bernal Casasola y Alicia Arévalo González y que cuenta con el asesoramiento de la Consejería de Cultura. Según ambos expertos, “esta es una de las estatuas más importantes que se han encontrado en el conjunto hasta la fecha”. La obra se suma a otras seis encontradas en anteriores campañas.
El contexto del hallazgo es una zona extramuros de la ciudad, en su sector oeste, junto a la playa de Bolonia, donde afloraban unas líneas de muros que, probablemente, ya fueron de manera parcial documentadas por los investigadores franceses de principios del siglo pasado Pierre Paris y George Bonsor.
“Estas estructuras fueron recientemente interpretadas como un posible faro e, incluso, una torre para el avistamiento de túnidos, de ahí que se incluyeran en este proyecto general de investigación”, aseguró el director del conjunto. Según Muñoz, las excavaciones del pasado año, así como las prospecciones geofísicas de 2010, pusieron de manifiesto un edificio de considerables dimensiones que integraba una posible cisterna. “Este año, con la ampliación de los trabajos, se ha logrado corroborar que no se trataba de una cisterna, sino de una gran piscina o un frigidarium de unas posibles termas”, concluyó. Una vez finalizada la fase de estudio, la pieza podrá verse en el museo del complejo arqueológico.
Extraído de El País