miércoles, 22 de agosto de 2012

Gafas del futuro para ver el pasado de Sevilla y de otras ciudades andaluzas.

Una empresa sevillana inicia en octubre 'Past View', un dispositivo que recrea paseos por Sevilla en distintas épocas. La firma ha recibido muestras de interés de inversores de ciudades como Cádiz, Córdoba y Málaga.
Primitivo alminar almohade de la mezquita de Sevilla construido en 1184
bajo la dirección del arquitecto Ahmad Ben Ba
so.
Mucho tiempo ha pasado desde que un joven Tom Cruise nos mostrara, en Misión Imposible 2, unas gafas de superagente con las que interactuar con el entorno. Con las miras puestas en este tipo de lentes del futuro que nos acerquen más a esta realidad virtual tantas veces prometida, caso del gigante Google y su ambicioso Project Glass, Alminar Servicios Culturales ha decidido apostar por la innovación tecnológica para echar la vista atrás. La empresa sevillana ha creado Past View, una mirada al futuro, una iniciativa "pionera a nivel mundial" según sus responsables y que, gracias a un dispositivo portátil en forma de gafas y un teléfono móvil con GPS integrado que nos guía por la ciudad, recrea cómo era un determinado escenario en diferentes periodos históricos, haciéndonos testigos de las costumbres y los hábitos de personajes de la época.


Dos años de investigación y trabajo han sido necesarios para elaborar este ambicioso proyecto que verá por fin la luz el próximo octubre y que, además de ir enfocado al ámbito turístico, goza también de carácter didáctico. A través de una reconstrucción virtual, Past View permite conocer cómo eran los diversos espacios públicos, como edificios emblemáticos de la ciudad, en siglos pasados pues abarca desde la recreación arquitectónica a personajes vestidos a la usanza de la época, así como determinados hechos de relevancia cultural e histórica. "Ha sido bastante laborioso, pues queremos que todo tenga una base histórica, veraz y real", comenta Jorge Robles, gerente de Alminar Servicios. 

De la mano de un personaje que hará las veces de cicerone, se podrá echar un vistazo a la Sevilla romana desde lo alto de las setas de La Encarnación, pasear por la Plaza de San Francisco en el momento en que Miguel de Cervantes fue llevado a la Cárcel Real, lugar, dicen, en el que comenzó a escribir El Quijote; visitar el Puerto de Indias en pleno apogeo de la ciudad hispalense como capital del mundo; caminar por la Plaza de Triunfo en el periodo almohade o asistir, junto a su arquitecto, a la construcción de la Giralda. En total, siete son los puntos emblemáticos que han sido elegidos para hacer partícipe, en formato 3D, a estos nuevos viajeros del tiempode la historia sevillana, además de otros nueve bonus track que, a través de vídeos de un minuto de duración, contarán diversas anécdotas y curiosidades de los escenarios visitados. 

Y Sevilla sólo es el comienzo. La promesa de este proyecto no ha pasado desapercibida en otras ciudades como Cádiz, Córdoba o Málaga, en las que inversores privados ya han mostrado su interés por Past View. Todo esto, unido a otro acuerdo que los responsables de Alminar Servicios, comenta Jorge Robles, están llevando a cabo junto a la empresa Pullmantur, hace cada vez más real que este producto de origen sevillano acabe haciendo también las veces de máquina del tiempo en países como Turquía, Grecia, Egipto o Panamá. "Es aplicable a muchos espacios", afirma Robles. "Imagínese estar en pleno Coliseo de Roma y no tener que conformarse con una simple audio guía, sino poder verlo con tus propios ojos", señala. 

Además, Alminar Servicios también pretende iniciar una línea de responsabilidad social corporativa en Sevilla -"su riqueza patrimonial y artística es indudable", afirma Robles-, a través de acuerdos con entidades locales que reviertan en acciones de recuperación de patrimonio cultural. "Queremos que Sevilla sea la hoja de ruta que marque el camino allá donde vayamos", añade el gerente de la empresa sevillana. "Nos parece importante, y más en la situación que vivimos, que las empresas tomen conciencia para hacer las cosas lo mejor posible. Si basamos nuestro trabajo en el patrimonio de la ciudad, ¿de qué manera podría beneficiar al patrimonio mismo? Por ello, planteamos la posible colaboración en la restauración de la Iglesia de Santa Catalina, por ejemplo, para, posteriormente, revertir algunos de nuestros beneficios en organizaciones u ONG de la ciudad", finaliza.


Extraído de Diario de Sevilla