lunes, 27 de agosto de 2012

Los gibones de manos blanca cantan ópera.

Descubren que los gibones de manos blancas usan la misma técnica vocal que las soprano.
Un gibón «soprano».
Los gibones de manos blancas cantan ópera, más o menos. Emiten sus canciones con la misma técnica vocal que las soprano. Un grupo de científicos japoneses ha estudiado sus cantos bajo la influencia del helio y han descubierto que fisiológicamente, no son tan diferentes a los de los humanos.
El canto de un gibón es único entre los primates. Tiene una poderosa melodía que puede escucharse a varios kilómetros de distancia. Algo imprescindible para estos animales, que necesitan comunicarse a través de la densa jungla, un lugar con poca visibilidad. Además, se sabía que tienen acento.
«La complejidad de la voz humana es única porque necesita la multitud de sonidos suaves que es capaz de hacer el rápido movimiento de las cuerdas vocales», afirmó Takeshi Nishimura, del Instituto de Investigación con Primates de la Universidad de Kyoto. «Se pensaba que nuestra voz había evolucionado a partir de modificaciones de nuestra anatomía vocal. Sin embargo, hemos demostrado que los gibones usan las mismas técnicas que las soprano y, con ello, desvelado una similitud fundamental con los humanos».

«Ópera» con helio.

Nunca antes se había hecho un estudio acústico con helio con animales no humanos. Este gas, que es muy ligero, hace que las voces se vuelvan «agudas», al aumentar las frecuencias de resonancia de la parte superior del sistema fonador —los órganos que permite emitir sonidos—. Los investigadores querían saber hasta qué punto el gibón «elige» el sonido que quiere emitir.
Primero grabaron a un gibón cantando en una atmósfera normal. Registraron su «frecuencia fundamental»: la nota —do, re mi, ...— y la escala en las que canta. Después le grabaron en una atmósfera rica en helio. Descubrieron que emitía el mismo canto, la misma nota, pero en una escala superior. Había multiplicado exactamente por dos su frecuencia fundamental, algo que la concentración de helio no podía provocar.
Esto apoya la teoría de que los gibones usan las mismas técnicas vocales que los humanos. El sonido acústico se origina en la laringe y es controlado por un filtro (la forma del tracto vocal supralaríngeo). Más aún, lo hacen a la manera de las soprano, una técnica que sólo algunos profesionales son capaces de dominar.

Los humanos, no tan especiales.

«Esta es la primera evidencia que tenemos de que los gibones siempre cantan usando técnicas de soprano. Una difícil habilidad vocal que sólo dominan auténticos profesionales de la ópera», explicó Nishimura. «Esto nos ofrece nuevas perspectivas sobre la evolución del habla en los gibones, y nos muestra que los fundamentos fisiológicos del habla humana no son tan especiales como creíamos».
La existencia de primates «soprano» hace pensar que el desarrollo de las complejas habilidades vocales humanas no se deben a modificaciones evolutivas únicas de su especie. Más aún, muestra que los humanos comparten los fundamentos biológicos de la vocalización con otros primates. Eso sí, ningun otro ha desarrollado un grado de sofisticación tal.
Extraído de ABC