viernes, 3 de agosto de 2012

Recuperan un arco único durante las excavaciones en la Draga de Banyoles.

.
La campaña de excavaciones de este año del yacimiento lacustre de La Draga de Banyoles ha permitido recuperar un arco entero de madera de tejo único en Europa por su antigüedad y estado de conservación. También han salido a la luz un conjunto incomparable de elementos arquitectónicos y otros objetos también de madera, que confirman una vez más la importancia de este yacimiento arqueológico.

La campaña de este año, que ha tenido una duración de dos meses, ha contado con la participación de más de 100 personas procedentes de diferentes universidades y centros de investigación de Cataluña, Almería, Cantabria, Zaragoza, Canarias, Francia, Noruega y Portugal.

Las excavaciones han sido coordinadas por el Museo Arqueológico Comarcal de Banyoles, con la participación de la Universidad Autónoma de Barcelona, Institució Milà i Fontanals del CSIC, Museo de Arqueología de Catalunya y Centro de Arqueología Subacuática y han contado con la financiación del Departamento de Cultura de la Generalitat y del Ministerio de Economía y Competitividad.

Campaña excepcional.

Según los expertos, los resultados de la campaña 2012 han sido “excepcionales”, ya que han permitido recuperar un arco entero de madera único en Europa por su antigüedad y buen estado de conservación, además de un conjunto incomparable de elementos arquitectónicos y otros objetos también en madera.

La distribución del más de un millar de postes y tablones ha permitido identificar sobre el terreno estructuras en madera, vestigios de las antiguas construcciones, totalmente inéditas en la Península Ibérica donde generalmente los escasos elementos arquitectónicos conservados son de piedra. El estudio de los elementos arquitectónicos permitirá documentar las técnicas constructivas de hace 7.300 años y los conocimientos tecnológicos para el trabajo de la madera.

Durante esta campaña ha sido posible aplicar con éxito métodos de recuperación de parásitos e insectos por primera vez en el yacimiento, que demuestran que estos se conservan en medios lacustres.

Yacimiento singular.

De esta manera, la riqueza del yacimiento de la Draga, donde ya se habían recuperado restos faunísticos, de plantas y de setas, se incrementa, confiriendo al yacimiento un valor singular para el conocimiento de la paleo-biodiversidad y las condiciones en que vivían los primeros agricultores. En este sentido, el yacimiento también es un referente para el estudio de los orígenes de la dieta mediterránea, ya que se han obtenido colecciones únicas de cereales, leguminosas y especies faunísticas domésticas, que permiten documentar no sólo qué comían sino también la manera en que se producían estos alimentos.

Extraído de La Vanguardia