lunes, 13 de agosto de 2012

Tres ciudades se sucedieron en Numancia en la época celtíbera.

Yacimiento arqueológico de Numancia.
Tres ciudades se sucedieron en Numancia en la época celtíbero y romana, según ha constatado el equipo del arqueólogo Alfredo Jimeno, tras las excavaciones realizadas en los últimos años en el yacimiento enclavado en el cerro de la Muela, en Garray (Soria).
Con este descubrimiento, cuya investigación ha sido recogida en un artículo publicado en el último número de la revista científica Complutum, editada por la Universidad Complutense de Madrid, se concreta el abanico de dos a cuatro ciudades que se habían apuntado por otros investigadores en Numancia en esta época.
El artículo, titulado "Interpretación estratigráfica de Numancia y ordenación cronológica de sus cerámicas", es un avance de lo que será la memoria de la ciudad celtíbero-romana de Numancia, resultado de las excavaciones realizadas en los últimos años dentro del Plan director de la Junta de Castilla y León.
"Frente a los que opinaban que había dos ciudades, o que había cuatro, hemos concretado que en Numancia han habido tres ciudades", ha resaltado a Efe Jimeno.
La primera ciudad documentada es la de la gesta numantina, fechada en el año 133 a.C..
La segunda fue la ciudad que se debió reedificar tras la destrucción de la anterior y tendría su momento final hacia el 75 a.C. como consecuencia de las Guerras Sertorianas.
"Parte de los problemas que tenía Roma se trasladaron a la Península. Hay un enfrentamiento entre Pompeyo y Sertorio por el control de Roma. Parte de estos enfrentamientos tuvieron mucho impacto en el valle del Duero", ha señalado.
Finalmente, la tercera ciudad sería la romana imperial, cuya cronología se situaría en época augusta y tuvo la particularidad, que está siendo investigada, "de tener una planificación totalmente indígena".
Jimeno ha resaltado que estos descubrimientos traerán consigo el reordenamiento de las cerámicas, ya que el yacimiento de Numancia ha sido siempre un referente.
"Las cerámicas polícromas de Numancia pasarían de estar al final del siglo I a.C., muy alejadas de la Numancia celtibérica, al siglo II a.C.", ha subrayado.
El equipo dirigido por Alfredo Jimeno, profesor de la Universidad Complutense y responsable del plan director del yacimiento de Numancia, ha completado este verano la campaña para revisar el cerco romano de Escipión que planteó hace un siglo el arqueólogo alemán Adolf Schulten.
La información recopilada será procesada este invierno en el laboratorio de Prehistoria de la Facultad de Historia de la UCM.
Entre los datos recogidos se encuentran los referidos a un torreón que Schulten documentó en el campamento de Garrejo y que, en principio, según ha adelantado a Efe Jimeno, parece que es otra estructura y que tienen que datar en el tiempo para relacionarlo o descartarlo en la revisión del cerco romano de Escipión.
"Es una estructura con materiales muy consistentes, de forma rectangular y que por los datos recogidos parece que no corresponde con un torreón", ha señalado.
Extraído de El Norte de Castilla