lunes, 24 de septiembre de 2012

Arqueólogos destacan la riqueza del arte rupestre de Vilarmaior.

Vista general de un conjunto de Torreiro.
El Anuario Brigantino 2011 que presentó ayer el Concello de Betanzos de la mano de Jaime Lafora, familiar de los hermanos García Naveira, depara más de una sorpresa. Entre ellas, el estudio Novos gravados rupestres nas parroquias de Vilarmaior, Toques e Vilamateo publicado por el grupo de arqueología Terra de Trasancos.

Este grupo de investigadores trabaja desde hace años en sacar a la luz y recuperar el arte rupestre del pequeño municipio de Vilarmaior. Años de trabajo les han llevado a concluir que este pueblo de la comarca de Betanzos esconde "una de las mayores concentraciones de grabados rupestres de Galicia".

Su última publicación se centra en los paneles encontrados en las parroquias de San Xurxo de Torres, Santiago de Vilamateo y San Pedro. Su riqueza lleva a esta asociación a solicitar a las administraciones implicadas un plan integral que evite la "destrucción de este frágil patrimonio". Justamente, la preservación del arte y la historia de la historia está en la base de los artículos que, desde hace años, publica el Anunario Brigantino.

Extraído de La Opinión Coruña