sábado, 22 de septiembre de 2012

Carbonell: «Vamos a invertir lo que haga falta para seguir investigando».

Primeros Pobladores muestran los fósiles animales encontrados en Santa Ana en una campaña que ha perdido el 90% de su financiación pública.

Fotografía de  Eudald Carbonell.
Una mesa con un tapete rojo en mitad de la salón de Plenos de la Diputación soportaba ayer todo el peso del pasado. Del pasado más remoto de la ciudad, que desde hace 12 años investiga el equipo Primeros Pobladores de Extremadura. Sus codirectores, Eudald Carbonell y Antoni Canals, mostraron una parte de los restos fósiles animales (el cráneo de un oso, especies hervíboras como conejos y otras carnívoras) hallados en la cueva de Santa Ana. Son importantes porque apuntan a la presencia humana en esta cavidad, que data de 800.000 años atrás y forma parte del Calerizo, un ecotono (zona de transición de ecosistemas) que integran también la cueva de Maltravieso y la del Conejar, además del área del Salor, en donde hay indicios de presencia humana de un millón de años o más. Además de los fósiles (que pueden tener una antigüedad de 350.000 años) también enseñaron restos de bifaces, una herramienta que caracteriza la Edad de Piedra.

Este año, estas excavaciones y las investigaciones están marcadas por la precariedad y la falta de medios. Tanto, que esta campaña de septiembre, que concluye el día 14, ha contado sólo con menos del 10% de ayudas institucionales de lo que se había destinado otros años. De 18.000 se ha pasado a 1.500 euros, y se han suprimido los campos de trabajo con estudiantes españoles e internacionales. «Me gustaría celebrar el 15 aniversario», aseguró Carbonell delante de Laureano León, presidente de la Diputación cacereña, los alcaldes de Cáceres y Malpartida Elena Nevado y Alfredo Aguilera y Pilar Merino, directora de Patrimonio de la Junta. «Con pocos recursos tenemos que seguir adelante. El IPPHES (Instituto Catalán de Paleoecología Humana y evolución Social, que dirige)va a invertir en todo lo que haga falta para que esto continúe». Fondos propios que ya se están empleando para que el conjunto del Calerizo siga aportando datos sobre la Prehistoria. «Somos largoplacistas, estos proyectos empiezan a tener resultados entre los 30 y los 50 años», apuntó. En el yacimiento burgalés de Atapuerca, que cumple 34 años de trabajo y que codirige Carbonell, «hasta los 10 primero no hubo reasultados y a partir de los 15 años empezó a convertirse en el yacimiento más importante de Euroasia». «Estoy convencido de que en Santa Ana encontraremos un homínido», dijo Carbonell. Él y Canals lanzaron la idea de que la investigación es básica a la hora de plantear un desarrollo económico sostenible.
Esta semana continúan las las excavaciones en esta cueva, que, según Carbonell, si hubiera tenido una mejor conservación, sería el mejor yacimiento achelense (industria lítica del Paleolítico inferior) conservado en la península ibérica.
«En Santa Ana tenemos una secuencia achelense con varios paquetes de hasta ocho metros, algo que no tenemos en Atapuerca, en donde tenemos un metro de espesor». Los hallazgos hablan de un achelense de tipo africano, aunque hay problemas para datar con exactitud estos descubrimientos y darle una lectura más precisa. «Esperamos atraparlo y volvar estos conocimientos a la sociedad».
Extraído de HOY