miércoles, 12 de septiembre de 2012

Descubren en una cueva de Cáceres restos de animales de hace 350.000 años.

José Antonio Estévez (abajo), arqueologo del Ayuntamiento de Cáceres, y Esperanza Díaz,
directora general de Patrimonio Cultural, durante la presentación de los restos encontrados
en la plaza de Santiago en Cáceres.
El equipo de Primeros Pobladores de Extremadura ha descubierto en la cueva de Santa Ana restos de grandes animales de hace unos 350.000 años. Los coodirectores del equipo, Antoni Canals y Eduald Carbonell, han dado a conocer hoy en rueda de prensa los hallazgos de la undécima campaña de excavación en la cueva. Canals ha explicado que tras varias campañas de estudio geológico de la cavidad, en esta ocasión se ha apostado por un nuevo sondeo en el que han hallado "importantes componentes paleontológicos" para completar el conocimiento de la actividad económica y social de los homínidos que habitaban en la cueva.
Los arqueólogos han hallado restos de doce especies distintas de animales que pudieron vivir en la cueva o fueron introducidos para ser comidos, entre ellos un cráneo de oso "único" en el Calerizo, según Canals. Además, han aparecido restos de lince, gato montés, lobo, ciervo o caballo y bifaces o herramientas que utilizaban los humanos. Canals ha señalado que ahora hay que hacer el estudio para datar los restos, pero que teniendo en cuenta que la cueva se selló hace 120.000 años, y por las características de los restos, algunos tienen unos 350.000 años y se sitúan en el Pleistoceno Medio.
El arqueólogo ha destacado la importancia de la "diversidad ecológica" que permitirá estudiar la relación de las comunidades humanas asentadas en el Calerizo que se sitúan en hace un millón de años. Una de las primeras conclusiones de esta relación es la "intensa actividad" del Calerizo en el Pleistoceno y que las comunidades asentadas en la cueva de Santa Ana explotaban el territorio por la parte de la dehesa y los humedales del río Salor.

Este descubrimiento de diversidad ecológica se suma a la hallada en la cueva de Maltravieso, que representa para todo el oeste peninsular la colección "más grande en biodiversidad del Pleistoceno".

Muchas posibilidades.

Por su parte Carbonell ha indicado que se trata de un proyecto a "largo plazo" y que hay que dar tiempo al estudio, porque tras los últimos hallazgos "hay muchas posibilidades" de encontrar un homínido. Carbonell ha destacado que en estos doce años se ha podido situar a comunidades de hace un millón de años y que se trata de la única cueva con achelenses o hendidores africanos de toda España, pero que aún no se han podido datar.

El proyecto ha servido para formar a 30 arqueólogos, pero ha lamentado que este año no se haya podido realizar el trabajo de campo con jóvenes debido a los recortes presupuestarios, ha apuntado. Sobre esta reducción, que ha pasado de 18.000 a 1.500 euros también ha hablado Canals, que ha hecho un llamamiento a las instituciones para que el proyecto siga adelante. No obstante, ha manifestado que el IPHES de Tarragona, instituto al que pertenecen los dos arqueólogos, sí seguirán apostando por las excavaciones.
Extraído de Canal Patrimonio