miércoles, 26 de septiembre de 2012

Los artistas rupestres experimentaron con la animación


Un estudio llevado a cabo por arqueólogos franceses ha descubierto que algunas pinturas rupestres, que presentan animales con múltiples patas o algunas partes de sus cuerpos repetidas, son el intentos primitivos de animación. Los artistas rupestres pretendían dar movimiento a su obra, como si se tratara de un dibujo animado. 

Según destaca el trabajo, publicado en 'Antiquity', esta forma de dibujar los animales permitía que, bajo la luz vacilante de las llamas que iluminaban la cueva, las imágenes parecieran moverse como los animales que representan. De esta forma, se podía ver animales al trote, al galope, lanzando la cabeza o moviendo la cola. 

La investigación ha llevado unos 20 años de trabajo, en los que se han identificado 53 obras en 12 cuevas francesas. En todas ellas se superponen dos o más imágenes de un animal. Los autores de la investigación, Marc Azéma y Rivère Florent, han explicado que es en la cueva Lascaux (al suroeste de Francia) la que cuenta con el mayor número de casos de movimiento. 

Para respaldar su teoría sobre los inicios de la animación, Azéma y Rivère han hallado discos antiguos grabados que, según ellos, fueron utilizados como taumatropos, un juguete que reproduce el movimiento mediante dos imágenes anteriormente y que, hasta ahora, se creía que había inventado John Ayrton en 1824

Este juego era muy popular en la época victoriana y consiste en un disco, con un dibujo en cada una de sus caras, al que se le insertan dos cuerdas a cada lado. Al girarlo rápido entre los dedos las dos imágenes dibujadas parecen combinarse en una sola imagen animada. 

Rivère ha señalado que los artistas paleolíticos ya habrían creado un artilugio semejante. Así, ha indicado que se han encontrado discos de hueso perforados en el área cercana a los Pirineos y que, en su momento fueron interpretados como botones o colgantes. 

Los investigadores insertaron en estos discos unas cadenas y descubrieron que los grabados del disco de hueso tenían la intención de crear movimiento. "Estos discos y las imágenes en las cuevas estaban anunciando la creación del cine", señaló el científico.


Extraído de Diario de Navarra