sábado, 29 de septiembre de 2012

Más luz a la historia de Archidona: se descubren los restos de una vivienda nazarí muy bien conservada.

Una excavación en el recinto murado del Cerro de Gracia ha descubierto restos de una vivienda nazarí en un "altísimo grado de conservación", especialmente la solería. Aparecen dos lienzos de muralla medieval unidos y de épocas diferentes.

Imagen panorámica de la excavación, donde aparecen a la derecha el lienzo de muralla medieval y a la izquierda los restos arqueológicos que salieron a la luz, como diversas viviendas musulmanas.

El peso político y económico en nuestra provincia en los albores de la conquista musulmana, especialmente en los siglos IX y X, se estableció en Archidona y Ronda. Ambos municipios fueron las capitales malagueñas por antonomasia durante el emirato. Tanto, que Abderramán I se proclamó emir independiente de Al-Ándalus en la localidad que hoy ha alcanzado fama mundial por su Plaza Ochavada, símbolo de la ciudad. Este esplendoroso pasado medieval encuentra su reflejo en otro de los monumentos más importantes de este pueblo de la comarca de Antequera, el recinto murado del Cerro de Gracia, donde una última intervención arqueológica ha arrojado más luz al extenso periodo medieval.

Una excavación de apoyo a la restauración de la muralla medieval ha descubierto una vivienda de época nazarí en un «altísimo grado de conservación», afirman Conchi Marfil y Alberto Cumpián, arqueólogos de Arqueosur, empresa que ha llevado a cabo estos trabajos, sufragados con los fondos del 1% cultural del Ministerio de Fomento y con una partida del Ayuntamiento de Archidona.

El propio lienzo de la muralla ha servido de manto protector sobre estos restos, de los que se mantiene intacta la altura de los muros de mampostería, se puede ver incluso «la distribución interna» de la casa, como la habitación, el patio y la cocina, así como la reocupación posterior de la misma en época cristiana, apunta Cumpián. Uno de los elementos más llamativos de este sorprendente hallazgo es el buen estado de la solería. «Se aprecian perfectamente las baldosas rojas y en algunas zonas de colores», recalca. Dado el interés que despertó el descubrimiento de esta vivienda nazarí, el Ayuntamiento de Archidona amplió la excavación.

La intervención ha realizado ocho catas en puntos muy concretos con el objetivo de sacar a la luz los tramos subterráneos de muralla, ver las conexiones entre los lienzos y entre éstos y las numerosas torres. La intervención comenzó de oeste a este. Desde el primer corte, los resultados han sido «muy satisfactorios», destaca Marfil. «Ha sido mejor de lo que esperábamos, porque han aparecido diversas estructuras asociadas a la muralla medieval. Hemos podido establecer una secuencia muy novedosa en cuanto a la ocupación histórica del recinto».

La sorpresa ha sido la aparición de dos lienzos de muralla unidos y con características muy diferentes. El primero, de mortero blanco. Según los estudios preliminares, la hipótesis lo sitúa en la primera fase de construcción del recinto amurallado. Los arqueólogos sospechan que podría corresponder a los siglos en que Archidona fue la capital de la provincia de Málaga, lo que podría haber motivado la construcción de esta estructura fortificada, aunque no se han localizado restos arqueológicos de la época para poder confirmarlo.

El segundo lienzo, de mortero asalmonado, «correspondería a la refortificación que realiza Muhammad V, en época nazarí», observa Cumpián. En el ocaso de la ocupación árabe, este sultán de Granada llega al poder con la intención de llevar a cabo «importante obras públicas», así como refortificar los grandes castillos fronterizos. En la etapa nazarí, Antequera cae a manos cristianas y Archidona se queda en la frontera, convirtiéndose en la entrada hacia Granada.

En otra de las catas, los arqueólogos de Arqueosur descubrieron una antigua puerta cegada o inutilizada por la actual puerta de la ciudad, que está dispuesta en recodo. Asimismo, en otros cortes han conseguido conocer el desarrollo urbanístico de la ciudad de Archidona en aquellos siglos, a través de la documentación de diversas calles, sistemas de desagüe y canalizaciones. El proyecto de restauración ha sido ejecutado por Pedro Gurriarán y Salvador Campano y la constructora Hermanos Campano.