martes, 11 de septiembre de 2012

Presentan los restos del campamento romano mas antiguo en suelo alemán.

Arqueólogos alemanes presentaron hoy en la localidad de Hermeskeil (oeste del país), los restos del que se considera el campamento militar romano mas antiguo encontrado hasta ahora en el territorio de la antigua Germania.

Imágenes del proceso de excavación en el campamento romano.
Construido en los años 53 a 51 antes de nuestra era, el campamento fue levantado por las tropas de Julio Cesar a finales de las guerras galias sobre un terreno que abarcaba unas 26 hectáreas protegidas con una muralla de tierra.
Los arqueólogos de la ciudad de Maguncia, en el centro del país, pudieron datar la antigüedad del campamento gracias a los restos de cerámica y los clavos de las sandalias de los legionarios de Cesar encontrados entre los restos.
El campamento daba cobijo a entre 5.000 y 10.000 legionarios y se encontraba situado estratégicamente en ese lugar para mantener a raya a los celtas que ocupaban la cercana fortaleza de Hunnenring.
La existencia del campamento romano situado sobre la colina de Hermeskeil se presumía ya desde el siglo XIX, pero su importancia y antigüedad no se ha visto constatada hasta las excavaciones mas recientes, dijo Sabine Hornung, la arqueóloga responsable de las mismas.
Hasta ahora se creía que el campamento militar romano mas antiguo en suelo alemán había sido construido sobre el año 30 antes de nuestra era en la colina de Petris sobre la ciudad de Treveris, en el actual estado de Renania Palatinado y en la frontera con Luxemburgo.
La responsable de las excavaciones calificó de "afortunado" el hallazgo de los clavos de las sandalias de los legionarios romanos, mas de 70 piezas, que permitieron datar con precisión las excavaciones y que, incrustados en sus suelas, les permitían caminar por terrenos embarrados sin patinar.
Otros hallazgos relevantes fueron algunas armas y un molino de cereales, que en su conjunto han permitido determinar que no se trataba de un campamento provisional, sino de un lugar habitado permanentemente.
Hornung explicó que quedan aun muchos misterios por resolver, aunque las excavaciones duraran todavía cinco años y se espera que permitan conocer si llegó a haber combates con la fortaleza celta situada a cinco kilómetros de distancia e incluso el nombre del comandante romano de los legionarios.
Extraído de La Información