domingo, 16 de septiembre de 2012

¿Qué sabemos de la música en la prehistoria?

Es posible que te hayas preguntado: si no existen partituras musicales ¿cómo sabemos que los hombres prehistóricos hacían música? ¿cómo sería esa música?
Venus de Laussel: representa a una mujer tocando un cuerno.

Pues bien, los músicólogos echan mano de lo que pueden, que en este caso son dos disciplinas sociales: la arqueología y la antropología. La arqueología recoge restos de aquella época, entre ellos algunos de instrumentos musicales, y los reproduce o reconstruye para saber cómo sonarían. También estudia las pinturas rupestres y las tallas en piedra o madera que realizaban los hombres prehistóricos en paredes de cuevas, en ritos de los que sabemos que la música jugaba un papel importante.

La otra disciplina que nos permite conocer la música en esta época es la antropología. Los antropólogos estudian sociedades que tienen un grado de desarrollo similar al de las tribus prehistóricas, de modo que escuchando su música podemos aprender mucho sobre aquella otra.
Un ejemplo muy claro lo tenemos en los aborígenes australianos. Esta civilización sigue realizando pinturas en las rocas y se pintan también el cuerpo en sus celebraciones rituales. No conocen la escritura y la transmisión de su cultura es oral. Puedes comparar restos arqueológicos prehistóricos con las manifestaciones culturales aborígenes y verás que tienen mucho parecido.