domingo, 9 de septiembre de 2012

Santillana del Mar escucha al pasado.

Un taller sobre los objetos sonoros de la Prehistoria en el Museo Altamira despierta la curiosidad de los asistentes a la 'Feria del Oído'.
Alis Serna muestra a los alumnos del taller como construir una bramadera.
«La música en el mundo antiguo era tan importante como en el nuestro o incluso más». Así comenzó ayer su intervención Alís Serna, encargado de impartir un taller sobre los objetos sonoros de la Prehistoria en el Museo Altamira. Una invitación que sorprendió a más de algún asistente, sobre todo, a los más pequeños que se convirtieron en los protagonistas de esta experiencia que tiene como objetivo experimentar y reflexionar sobre el sentido del oído. Esto es precisamente lo que se ha propuesto hacer Santillana del Mar durante los tres últimos días por medio de diferentes actividades, como conferencias, exposiciones, recitales de poesía, conciertos y gastronomía cuyo fin es demostrar, una vez más, que las actividades culturales están íntimamente unidas a los cinco sentidos. Todo, enmarcado en la 'Feria del Oído' que concluye hoy, domingo.
Los participantes en el taller de Prehistoria, que ha despertado la curiosidad de muchos de los que asisten a esta feria, descubrieron los objetos sonoros que utilizaban las personas de los tiempos de Altamira, elaborados fundamentalmente con piedras y palos, y que les servían para comunicarse entre ellos o ahuyentar a los animales. Su sonido, tiene poco que ver con los modernos instrumentos musicales, aunque su potencia no tiene nada que envidiar a los altavoces del siglo XXI.
Los alumnos de los talleres, ayer se celebraron cinco, pudieron comprobarlo ya que acabaron construyendo y empleando uno de estos objetos más utilizados en la Prehistoria. Se trata de la bramadera, un trozo de madera plana que amarrada a una cuerda se hace girar sobre la cabeza y produce un sonido grave. Niños y mayores probaron la antigua técnica tras la demostración del monitor y podrán seguir haciéndolo hoy, domingo, pues se han programado otras tres sesiones, a las 11.15, 12.30 y 13.30 horas. La entrada es gratuita aunque debe solicitarse previamente en el museo.
Otro de los puntos principales de la feria, que se enmarca en la iniciativa 'Santillana del Mar con los cinco sentidos', está en el Museo Jesús Otero. En esta instalación José Canales enseña técnicas de canto. Llevan dos días de docencia y hoy, a las 13.00 horas, como clausura harán una demostración de todo lo que han aprendido.
En la Torre Don Borja también se invita a desarrollar el oído. Anoche tuvo lugar un recital de poesía a cargo de Juanjo Prior y Belén Herrero; una sesión de música experimental, ofrecida por Moebius y Ernesto Schmied; y la proyección de una selección de cortometrajes dirigidos por Linker y la Asociación Audiovisual de Cantabria. En esta misma instalación y como complemento a la feria se ha celebrado el Festival de Música Infrecuente, que dirige Ernesto Schmied, con dos conciertos que fueron seguidos por un gran numero de público.
La música cesará hoy, en la Torre de Don Borja, a las 12.30 horas, con la actuación de Andanzio Baile Folk.
Extraído de El Diario Montanés