sábado, 22 de septiembre de 2012

Un papiro antiguo hace referencias a la posible esposa de Jesucristo.

Una historiadora estadounidense del cristianismo primitivo ha revelado el descubrimiento de un papiro antiguo en el que Jesús hace referencia a su esposa. El documento, escrito en copto, podría confirmar lo que los primeros cristianos sostenían, que Jesucristo estuvo casado, hecho que siempre ha negado la Iglesia católica.


La profesora Karen King anunció haber identificado el primer texto antiguo que cita a Jesucristo aludiendo a su mujer. "Jesús les dijo: ´Mi esposa´…”, se lee en el fragmento de papiro escrito en el lenguaje de los cristianos primitivos y fechado en el siglo IV.
El documento, un pedazo borroso, más pequeño que una tarjeta de crédito, con ocho líneas escritas en tinta negra, pueden ser leídas con la ayuda de un lente de aumento, según publicó la cadena Fox, que se hace eco de la información.
Justo debajo de la línea sobre la esposa de Jesús, el papiro contiene otra frase provocadora que dice "ella podrá ser mi discípulo."
El descubrimiento fue revelado este martes en Roma, durante una reunión de especialistas del copto, por la historiadora Karen L. King, autora de varios libros sobre los Evangelios y la primera mujer al frente de la cátedra más antigua en EE. UU., la de teología en la Universidad de Harvard.
El origen del papiro es un misterio y su dueño pidió permanecer en el anonimato. Hasta el momento, la profesora King ha mostrado el fragmento sólo a un pequeño y selecto grupo de expertos en lengua y papiros coptos.
Todos llegaron a la conclusión de que el fragmento es probablemente auténtico. King dijo tener ansias de mostrar el papiro a más expertos para comprobar o rechazar su autenticidad.
El descubrimiento vuelve a abrir el debate sobre el supuesto matrimonio de Jesucristo, si María Magdalena era su esposa y si uno de sus discípulos era una mujer.
El debate es especialmente difícil en el seno de la Iglesia Católica, cuya doctrina prohíbe el sacerdocio a las mujeres y a los hombres casados, argumentando que su modelo está basado en la vida de Jesús.
La profesora King ha advertido, sin embargo, que el documento no se debe considerar como una prueba de que Jesús estuviera casado, aunque sí corrobora la tesis de los cristianos primitivos que han sostenido esta tesis.
Al parecer el texto fue escrito unos siglos después de su vida en Galilea y Judea, y es más bien el reflejo de discusiones entre los cristianos de aquel entonces sobre el estatus matrimonial de Cristo.