sábado, 22 de septiembre de 2012

Una cueva artificial con restos humanos de la Edad del Cobre.

Las obras de ampliación de la cooperativa de aderezo de aceitunas de mesa 'Getsemaní' de Pedrera han propiciado el descubrimiento de una cueva artificial asociada a la Edad del Cobre y en la que descansaban los restos óseos de entre cinco y siete seres humanos de tal periodo.

Una cueva artificial con restos humanos de la Edad del Cobre.

Las excavaciones, además, han permitido la recuperación de un cuchillo de sílex tallado a dos filos en lo que constituye uno de los descubrimientos arqueológicos más destacados de la Sierra Sur de Sevilla en los últimos años.


Según informa el Ayuntamiento, las excavaciones preventivas asociadas a este proyecto de ampliación han sido dirigidas por el arqueólogo José Miguel Bascón, de la empresa 'Servicios Arqueológicos BM'. En este entorno conocido como Cerro del Ojo, estas labores previas han sacado a la superficie una cueva con tres nichos, en orientaciones norte, este y sur, que albergaban restos óseos pertenecientes a un grupo de entre cinco y siete seres humanos.

El propio arqueólogo ha explicado que esta cueva, junto con la de Antoniana, en Gilena, se ajustan al modelo de cueva artificial de la Prehistoria peninsular. En la cueva hallada en Pedrera han sido localizados tres lechos en el nicho este, mientras en los nichos norte y sur sólo ha sido descubierto un lecho, todos ellos sobre piedra caliza procedente de las numerosas canteras del entorno. "Nos encontraríamos ante un enterramiento colectivo, lo que hace patente la conciencia colectiva y al mismo tiempo individual que ya existía en este periodo prehistórico", apunta el arqueólogo.

Según Bascón, "el condicionamiento geológico de la zona, con predominio de tierra marga, hacía posible este tipo de excavaciones artificiales en el terreno", toda vez que en esta cueva artificial han sido descubiertos restos de cráneos, maxilares, cúbitos, radios o piezas molares en un estado de conservación "no del todo bueno". Entre estos vestigios humanos, el equipo de la excavación ha descubierto una gran lámina de sílex, de 16 centímetros de largo y tallada a dos filos, que funcionaría a modo de cuchillo.


Extraído de Vanguardia de Sevilla