jueves, 4 de octubre de 2012

Descubren los restos de una princesa maya en una tumba real en el norte de Guatemala.

Un grupo de arqueólogos anunció este miércoles el descubrimiento de los restos de la princesa maya Kalomt´e K´abel en su tumba (fines de 600-inicios de 700 d.C), lo que es considerado uno de los más importantes hallazgos de esa cultura en la selvática región de Petén, en el norte de Guatemala.
Un grupo de arqueólogos anunció el miércoles 3 de octubre de 2012 el descubrimiento de los restos de la princesa maya
Kalomt´e K´abel en su tumba (fines de 600-inicios de 700 d.C), lo que es considerado uno de los más importantes
hallazgos de esa cultura en la selvática región de Petén.
Un grupo de arqueólogos anunció este miércoles el descubrimiento de los restos de la princesa maya Kalomt´e K´abel en su tumba (fines de 600-inicios de 700 d.C), lo que es considerado uno de los más importantes hallazgos de esa cultura en la selvática región de Petén, en el norte de Guatemala.
La tumba contenía los restos de una mujer adulta que fue enterrada con elaboradas ofrendas, entre estas una serie de vasijas de cerámica fechadas entre finales del siglo VII e inicios del VIII, y una considerable cantidad de joyas de jade, concha, lascas y navajas de obsidiana, informó el arqueólogo estadounidense David Freidel.
Los restos de la mujer y los objetos fueron trasladados a un laboratorio de investigaciones de la capital guatemalteca para realizar estudios, así como pruebas de ADN a la osamenta y determinar datos más exactos, aclaró Freidel, en una conferencia en el Palacio de la Cultura.
"En mis 43 años de trabajo en Guatemala, México y Belice es el hallazgo más importante porque es el descubrimiento de una reina y conocemos su nombre. Es la primera reina de la historia maya con su nombre y eso es fundamental para la historia y la arqueología", afirmó el arqueólogo a la AFP.
Freidel es el encargado de los trabajos de excavaciones en el centro arqueológico Perú-Waka, ubicado en la zona núcleo del Parque Nacional Laguna del Tigre, en la Reserva de Biósfera Maya, unos 600 km al norte de ciudad de Guatemala, donde fue realizado el hallazgo.
La arqueóloga mexicana-estadounidense, Olivia Navarro Farr, explicó que el descubrimiento ocurrió sorpresivamente cuando investigaba con la guatemalteca Griselda Pérez unas escalinatas, y se percataron que existía una especie de tumba en una zona donde había un deslizamiento de tierra.
Gracias a los objetos enterrados junto a los restos se logró luego determinar que se trataba de una princesa sepultada en el edificio denominado "la adosada".
En ese lugar descubrieron una banca central que funcionaba como un adoratorio de fuego, uno de los pocos descubiertos hasta hoy en la civilización maya, que tuvo su mayor esplendor en el llamado período clásico (250-900 d.C.) hasta que entró en una etapa de decadencia en el período postclásico (900-1200 d.C).
La experta comentó que una de las ofrendas más importantes halladas en la tumba es un pequeño vaso de alabastro cuya tapa tiene tallado en relieve el rostro de un hombre, al parecer el rey.
Este objeto fue pieza clave para identificar a la princesa, debido a que el nombre de la dueña también aparece en dos jeroglíficos inscritos en el vaso, comentó Navarro.
El primero es el nombre personal que puede ser traducido como "Señora Lirio Acuático Mano", mientras que el glifo final es una versión femenina del glifo emblema de Calakmul, capital del Reino Kan para el período clásico (250-900 d.C.), que abarcaba una región del sur de México y del norte de Guatemala.
"La lectura que se le ha dado hasta el momento es Ix Kan Ajaw, o "Dama Serpiente Señor" junto a "Lirio Acuático Mano", y la identifican como una princesa de Calakmul", afirmó.
"Es casi seguro que ésta es otra forma de escribir el nombre de la Señora K'abel, importante reina de la ciudad que aparece retratada en la Estela 34 de Calakmul, donde se asocia al año 692 junto con su esposo, el rey de Wak, K'inich Bahlam II", comentó.
La efigie de esta reina también aparece en el conjunto de figurillas del centro arqueológico Perú-Waka descubierta en 2006, y en una estela que está en un museo de Estados Unidos.
Freidel comentó que en otras civilizaciones del mundo, como la egipcia, han localizado tumbas de princesas con sus nombres, mientras que en la maya es la primera. En México, afirmó, han hallado restos de mujeres mayas de la realeza, pero se desconocen sus identidades.
Guatemala, México, El Salvador, Honduras y Belice, por donde se expandió esa rica cultura, prepara celebraciones para el cambio de era en el calendario maya, el 21 de diciembre.
Extraído de Kolbi