lunes, 29 de octubre de 2012

El castillo de Monfragüe se renueva.

El recinto tendrá dos azoteas, la actual y una nueva en la torre circular situada junto a la pentagonal. La reforma incluye un nuevo camino de acceso, que evita las empinadas escaleras, y también la recuperación del aljibe.

Abajo a la izquierda, la torre circular con la plataforma ya instalada.
La foto está tomada desde la azotea de la torre pentagonal, que ofrece vistas panorámicas.
El castillo de Monfragüe, uno de los sitios más populares del Parque Nacional, empieza a mostrar al visitante su nueva cara. Año y medio después de que empezaran las obras -la primera piedra se colocó el 25 de marzo del año pasado-, ya es visible una de las novedades más significativas de su reforma.

Se trata de la torre circular, un elemento más del paisaje del lugar desde hace siglos, pero que puede haber pasado desapercibido para algunos de los que se hayan subido alguna vez a la azotea de la otra torre, la pentagonal, la de las estrechas escaleras sin iluminar. Quienes las suben, obtienen como premio una vista panorámica del entorno, con la dehesa, el río Tajo y los buitres por debajo de los pies. Basta teclear 'Monfragüe' en Google, y hacer una búsqueda de imágenes, para que la pantalla del ordenador devuelva una buena ración de fotografías tomadas desde esa azotea.
Desde hace unos meses, para alcanzar ese lugar hay que seguir un camino diferente al habitual. No hay posibilidad de subir las escaleras de piedra que conducen hasta la puerta del castillo. Están cortadas por obras. De hecho, ni siquiera se puede dejar el coche unos pocos metros por debajo del inicio de la escalera. No se puede llegar con el vehículo hasta donde acaba la carretera, sino que hay que aparcar una curva más abajo.
La subida actual.
A partir de ahí, hay que subir a pie el último tramo asfaltado, y una vez que termina la carretera, tomar un nuevo camino, que bordea el castillo y acaba encontrándose con los dos senderos que llegan hasta el recinto amurallado, conocidos como 'el camino de la umbría' y 'el sendero del cura'.
A día de hoy, no hay otra forma de acceder al castillo. Pero no será así siempre, ya que la reforma iniciada hace un año y medio incluye la mejora de esas escaleras que sirven para llegar al castillo desde hace años. El 'Proyecto de accesos y acondicionamiento de exteriores del castillo de Monfragüe', que es su nombre oficial, prevé que la torre circular, hasta ahora al margen del uso turístico, sea un nuevo mirador. De hecho, ya es visible la estructura circular metálica, con escaleras de caracol, que se ha colocado para poder acceder a la tarima que hace la función de terraza.
Para convertir el lugar en visitable se ha hecho un «recrecido de la muralla «con piedras de la zona y morteros ricos en cal», según especifica el resumen de la actuación facilitado por la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medioambiente y Energía. Este documento especifica también que se adecuarán los itinerarios más allá del recinto amurallado. Habrá barandillas nuevas y se adaptará el pavimento siguiendo las premisas de que sea antideslizante, con superficies lo más regulares posibles, peldaños anchos y menores pendientes. Los materiales a utilizar serán acero, piedra natural y madera.
Tanto estos detalles como las líneas generales del proyecto han pasado por el filtro tanto del ayuntamiento de Torrejón el Rubio -el castillo está en su término municipal- como de la Plataforma por una Gestión Digna de Monfragüe. En los últimos meses, han celebrado varios encuentros para analizar los datos del proyecto, y han presentado alegaciones con el objetivo fundamental de que la actuación sea lo más respetuosa posible con el entorno, según explica la Plataforma en su web.
La reforma tiene un presupuesto de 896.000 euros, aunque los Presupuestos Generales del Estado para este año contemplan una partida de 837.000 euros y nada para el que viene. El proyecto es fruto de un convenio que el antiguo Ministerio de Vivienda y la Junta de Extremadura firmaron el 4 de junio del año 2007, que tenía como objetivo «la realización y financiación de diversas obras de rehabilitación en el Parque Nacional de Monfragüe». El 28 de diciembre del año 2010, el Ministerio de Fomento firmó una encomienda de gestión -una fórmula administrativa para encargar un trabajo o servicio a otro- a favor de la empresa Tragsa, que es la que está realizando las obras.
El plazo de ejecución es de 25 meses, por lo que si se cumple, los trabajos estarán terminados a finales del próximo mes de abril.
Además de la mejora de accesos y la reforma en la torre circular para convertirla en mirador, se contemplan mejoras de seguridad en la torre pentagonal. Entre ellas, mejorar las escaleras que llevan hasta la azotea, iluminarlas y colocar pasamanos.
También se actuará sobre la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe. Se limpiarán los paramentos interiores y exteriores, que lucirán acabados similares a los actuales. El proyecto contempla también las siguientes mejoras: desmontado de la cubierta, ampliación de lucernarios, aislamiento acústico y térmico y protección de la cubierta, sustitución de canalones y bajantes, reposición de carpintería interior, pavimentación exterior y adecuación de accesos.
Por último, la actuación contempla también la demolición de la Casa de Hermandad, que presenta problemas estructurales, y su sustitución por un almacén-mirador; la adecuación de caminos y miradores ya existentes; y la reposición de la instalación eléctrica.
Además, se está restaurando el aljibe, que pasará a ser un elemento más de interés para el visitante. Para ello, se cubrirá con un acristalamiento de vidrio laminar.
Vía: HOY