martes, 9 de octubre de 2012

Humanos y neandertales, cuándo y dónde se amaron.

Un nuevo estudio sitúa esos encuentros sexuales entre las dos especies inteligentes fuera de África.
Recreación de una mujer neandertal.
La existencia de relaciones sexuales entre seres humanos modernos y neandertales es una teoría aceptada por muchos científicos que explicaría por qué todos los homo sapiens del planeta, con la excepción de los africanos, poseemos en nuestro ADN la huella neandertal. El cruce entre las dos especies humanas inteligentes, confirmada en 2010 por Svante Pääbo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, pudo incluso reforzar nuestro sistema inmune y favorecer en consecuencia nuestra evolución como especie. Ahora, los investigadores del Max Planck y de la Universidad de Harvard han estimado la fecha y el lugar en los que que se produjeron esos encuentros «amorosos». La investigación, publicada en la revista PLoS Genetics, señala que el cruce se produjo cuando los humanos modernos llevaron la tecnología del Paleolítico superior en su migración fuera de África.
Cuando el genoma neandertal fue secuenciado en 2010 reveló que las personas no africanas comparten más variantes genéticas con los neandertales que los que pertenecen al continente. Un escenario que podría explicar esta circunstancia es que el hombre moderno se mezcló con los neandertales cuando salió de África. Una alternativa, pero considerada más compleja por los investigadores, contempla un escenario en el que poblaciones africanas ancestrales de neandertales y humanos modernos se mantuvieran subdivididas durante unos cuantos cientos de miles de años y que aquellos más relacionados con los neandertales salieran de África posteriomente.
Tuvieron hijos.
Los científicos midieron la longitud de fragmentos de ADN en los genomas de europeos que son similares a los neandertales. Dado que la recombinación entre los cromosomas cuando los óvulos y los espermatozoides se forman reduce el tamaño de las piezas de este tipo en cada generación, las piezas relacionadas con el Neandertal serán menores cuanto más tiempo haya pasado en los genomas de las personas actuales.
El equipo estima que humanos y neandertales intercambiaron genes entre 37.000 y 86.000 años atrás, mucho después de que los humanos modernos aparecieran fuera de África, pero potencialmente antes de que comenzaran a propagarse a través de EurasiaEsto sugiere que los neandertales (o sus familiares cercanos) tuvieron hijos con los antepasados directos de los seres humanos actuales fuera de África.
Extraído de ABC