miércoles, 3 de octubre de 2012

La Guardia Civil interviene un centenar de piezas arqueológicas en Villafranca.

Sorprendidos cuando buscaban con detectores de metales en un yacimiento arqueológico.


La Guardia Civil en esta última semana, intensificó la presencia preventiva en los yacimientos arqueológicos con el objetivo de detectar posibles infracciones.

Así fue como el pasado martes en el yacimiento arqueológico de la Zona denominada “Villagordo” de Villafranca de los Barros, la Guardia Civil con la colaboración de Guardas Rurales del citado municipio, sorprendió a tres personas cuando buscaban objetos con detectores de metales.

Tras la identificación, tres vecinos de la localidad sevillana de Alcalá de Guadaira de 35, 57 y 77 años de edad, e inspección del vehiculo que tenían aparcado en las inmediaciones, se les halló e intervino un centenar de piezas arqueológicas, objetos que se entregaron posteriormente en el Museo Arqueológico de Badajoz.

Ahora las citadas personas, se enfrenta a una infracción a la Ley de Patrimonio Histórico de Extremadura, donde se prohíbe expresamente el uso de detectores de metales con la finalidad de la búsqueda, sin autorización de restos arqueológicos.

 Por otra parte, en el día de ayer en un paraje de la localidad pacense de Cabeza del Buey, la Guardia Civil  interceptó a tres personas vecinas de la localidad de Orellana de 25, 27 y 68 años de edad, que utilizaban para la búsqueda de objetos un detector de metales, aunque en este caso no habían encontrado ninguna pieza. 

Aunque en estos casos se trata de infracciones administrativas, los delitos contra el Patrimonio Histórico al causar daños en yacimientos arqueológicos recogidos en el Art. 323, se castigan con penas de 1 a 3 años y multa de 12  a 24 meses.

La Guardia Civil con este tipo de intensificación de actuaciones, pretende también actualizar sus bases de datos, al objeto de conocer los lugares y posteriores vigilancias.

Extraído de Digital Extremadura