domingo, 28 de octubre de 2012

La iglesia de Fresno de Rodilla sufre un incendio originado por una vela.

A la izquierda de la fotografía estaba situado el retablo que se ha quemado.

Los vecinos de Fresno de Rodilla se llevaron el pasado domingo un buen susto cuando acudieron a misa. Al abrir la puerta se encontraron con que un incendio había destruido un retablo y varias imágenes religiosas y ennegrecido prácticamente todas las paredes de la iglesia de San Román.



Al parecer, el origen del fuego pudo estar en alguna vela que se quedó mal apagada el domingo anterior (14 de octubre) y durante toda la semana fue quemando poco a poco todo lo que encontró a su paso. «Ha sido un milagro que no se haya quemado toda la iglesia. El interior está completamente negro. Creemos que se quedó algún rescoldo de una vela mal apagado y no nos dimos cuenta, de modo que fue requemando el retablo y las imágenes a lo largo de toda la semana. Lo cierto es que lo ves y piensas que ha sido un milagro», indicó el alcalde de Fresno, Fernando Núñez.

Nadie se percató durante toda la semana de lo que había ocurrido en el interior del templo porque en ningún momento se vio que saliera humo. Se da la circunstancia de que la iglesia está ubicada en un extremo del pueblo, sobre un balcón natural con unas espectaculares vistas de los montes de Oca y la Demanda.

Como consecuencia del incendio se ha destruido parte del retablo barroco, una virgen románica y la imagen del santo de la localidad, San Román, que se encontraban al lado. «El altar se ha quemado entero y también se han quedado prácticamente negra toda la iglesia, quizás por el calor que cogió», añadió.

Por el momento, no se sabe la cuantía de los daños provocados por el incendio, pero lamentablemente el Arzobispado carece de un seguro contraincendios, así que todo hace presagiar que el arreglo tardará en llegar dada la situación de las arcas eclesiales. «Los vecinos vamos a tratar de limpiar las paredes dentro de nuestras posibilidades, aunque será complicado», añadió el alcalde.

En los próximos días, un arquitecto del Arzobispado realizará una visita a la iglesia para comprobar si el fuego ha afectado a la estructura del templo, aunque todo parece indicar que no ha sido así.

La iglesia de San Román está realizada en piedra caliza y se accede a ella a través de una puerta con arco carpanel a cuyo lado se sitúa una pequeña ventana con igual tipo de arco y cuya moldura tiene decoración vegetal.

Durante los meses de invierno la misa se traslada a un local ubicado en pueblo porque hace mucho frío en el interior del templo. El alcalde de Fresno de Rodilla lamentó que sea la segunda vez que un incendio afecta a la localidad, el primero fue el pasado mes de agosto cuando un fuego quemó 200 hectáreas de terreno, entre las que había un pinar.