martes, 2 de octubre de 2012

Los chimpancés son capaces de crear y mantener tradiciones locales.

Dos chimpancés durante el acicalamiento ceremonioso.
Un nuevo estudio indica que los chimpancés son capaces no sólo de aprender unos de otros, sino también de usar esta información social para crear y mantener tradiciones locales. La investigación demuestra que el modo en el que los chimpancés se acicalan unos a otros depende de la comunidad a la que pertenecen.

La conducta específica en la que los investigadores se centraron es una forma muy ceremoniosa de acicalarse mutuamente. Consiste en que cada uno de dos chimpancés une una mano con la del otro, y ambos elevan el brazo en cuestión. Con el brazo libre, cada uno acicala al otro.

Sólo se ha observado esta conducta en algunas poblaciones de chimpancés. La pregunta clave era si los chimpancés tienden de modo instintivo a participar en el mencionado acicalamiento ceremonioso, o si aprenden esta conducta de los demás y la transmiten a las generaciones siguientes.

Edwin van Leeuwen y Katherine Cronin del grupo de investigación de antropología cognitiva comparativa dirigido por Daniel Haun y que depende del Instituto Max Planck para la Psicolingüística en Alemania, realizaron sus observaciones en Zambia entre los años 2007 y 2012.

Ellos colaboraron con estudiantes de la Universidad Gonzaga de Spokane, Washington, dirigidos por el profesor Mark Bodamer. La colaboración también se extendió a un equipo de cuidadores de chimpancés locales, y a Roger Mundry del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Alemania. El objetivo era recopilar y analizar datos detallados sobre la conducta de los chimpancés.

Investigaciones anteriores habían sugerido que el acicalamiento ceremonioso de manos unidas y brazos alzados podía ser un fenómeno cultural, como lo son las variadas formas de saludarse que tenemos los humanos dependiendo de la cultura a la que pertenecemos. Sin embargo, esta hipótesis se basaba principalmente en observaciones que indicaban que algunas comunidades de chimpancés realizan el citado acicalamiento ceremonioso y otras no. La hipótesis no contaba con observaciones de si hay o no diferencias entre las comunidades que sí realizan el acicalamiento ceremonioso. Por otra parte, se asumió tiempo después que lo recogido en las observaciones iniciales pudo ser el resultado de diferencias en factores genéticos y/o ecológicos entre las comunidades de chimpancés, lo que descartaría la interpretación de que los chimpancés exhibían diferencias "culturales".

La nueva investigación demuestra que incluso entre comunidades de chimpancés que sí realizan el mencionado acicalamiento ceremonioso, existen diferencias sutiles pero estables en los estilos que ellos prefieren.

Además de esas diferentes preferencias de estilo en las comunidades de chimpancés, los investigadores también observaron que la conducta de acicalamiento ceremonioso era un componente duradero del repertorio conductual de los chimpancés: se transmitía la conducta a cada nueva generación de individuos.

Realizando un seguimiento de los chimpancés, los investigadores constataron que 20 chimpancés jóvenes desarrollaron gradualmente la conducta de acicalamiento ceremonioso durante el transcurso de los cinco años que duró el estudio.

Los primeros acicalamientos ceremoniosos realizados por los jóvenes fueron mayormente en asociación con sus madres.

Estas observaciones apoyan la conclusión de que estos chimpancés aprenden socialmente su tradición local, y que esto podría ser una evidencia de la existencia de una cultura social, tal como argumenta Bodamer.