miércoles, 3 de octubre de 2012

Mijas busca conocer sus orígenes mediante catas arqueológicas en la Iglesia de la Inmaculada Concepción.

La Concejalía de Patrimonio Histórico aprovecha las obras de sustitución de la solería de la parroquia para estudiar el subsuelo y obtener datos de los primeros asentamientos en Mijas Pueblo.


La Concejalía de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Mijas ha iniciado  la realización de catas arqueológicas en el interior de la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Mijas  Pueblo, a fin de determinar con mayor exactitud cuáles fueron los orígenes y los primeros asentamientos en Mijas Pueblo.
Aprovechando las obras de sustitución de la solería del templo, a cargo de la propia parroquia, la citada concejalía ha solicitado los permisos pertinentes  a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía para la realización de unos estudios arqueológicos que se extenderán durante un mes, tiempo durante el cual el templo estará cerrado al culto.
Con la realización de las catas, la Concejalía de Patrimonio Histórico pretende investigar los sustratos de suelo para obtener datos que identifiquen los primeros asentamientos de Mijas Pueblo. “Sabemos que hay datos de la época medieval, pero no si existía una ciudad anterior”, indicó la concejala Carmen Márquez, quien aseguró que el objetivo es “tener  la certeza de cuál es el origen de Mijas”.
Para ahondar en el estudio, el citado departamento municipal ha tramitado los permisos ante la Junta de Andalucía para realizar otras catas en el exterior del templo, lo que a juicio de Carmen Márquez haría más fiables las catas. “Queremos llegar hasta el sustrato rocoso y saber en qué fecha se produjeron los primeros asentamientos”.
A juicio de la concejala de Patrimonio Histórico, la actuación emprendida es “el proyecto estrella” de su departamento y se enmarca en una serie de iniciativas del equipo de gobierno que tratan de poner en valor  la  historia de Mijas. En este sentido, recordó el proyecto de recuperación del Cortijo Acebedo, caracterizado por sus importantes restos de la época romana.
Además, los trabajos arqueológicos iniciados tienen por objetivo conocer cómo es la estructura constructiva del edificio parroquial, que fue consagrado en 1631, y estudiar a fondo las criptas que se sitúan en su interior, según diversos documentos históricos.
Dos de esas criptas sitúan bajo las capillas laterales, mientras que una tercera, según confirmó el responsable del departamento, Juan José de la Rubia, existe constancia documental de la existencia de “otra, aunque no sabemos exactamente donde está”, amén de otros posibles enterramientos en el subsuelo, ya que “era habitual que la gente fuera sepultada en las iglesias”,  no descartando el hallazgo de piezas de valor “porque la arqueología es siempre una sorpresa”.
Con el objetivo de que los ciudadanos o estudiosos en la materia puedan conocer cómo se desarrollan los trabajos, la Concejalía de Patrimonio Histórico organizará visitas guiadas, bajo solicitud previa, “siempre que tengamos algo que enseñar”, indicó Juan José de la Rubia.
Extraído de Benalmádena Noticias