viernes, 12 de octubre de 2012

Patrimonio permite tapar el vicus romano de Puente Castro pero fuerza al Ayuntamiento a modificar el vial que enlazará con La Lastra.

La Junta entiende necesario elaborar un nuevo proyecto pero permite al Ayuntamiento poner fin al enlace a Puente Castro a través del polígono.

Restos del vicus romano de Puente de Castro.
La Junta de Castilla y León permitirá al Ayuntamiento de León tapar el vicus romano de Puente Casto pero obligará a la elaboración de un nuevo proyecto para los viales que enlazan el Polígono de La Lastra con Puente Castro.

Para Patrimonio es 'obligado' conservar los restos arqueológicos de esta zona (que en su extensión total abarca una superficie de 20 hectáreas) aunque lo hace advirtiendo que no será necesaria la visualización del vicus romano, lo que permitirá el paso del vial sobre su superficie.

El Ayuntamiento de León ha calificado este miércoles el dictamen de Patrimonio como "aceptable" al dejar la puerta abierta a una "solución necesaria para un vial que consideramos muy importante", según ha advertido Belén Martín Granizo.

Para la concejala de Urbanismo y Medio Ambiente "la parte positiva es que se da una solución a un problema muy grave al tener un puente que no comunica con nada hasta la fecha y contar con una rotonda que no lleva a ninguna parte". Ahora con el dictamen en la mano y después de invertir 500.000 euros en la catalogación de los restos, el Consistorio podrá avanzar en este enlace urbano.

Modificaciones.

Sin embargo se trata de decisión que obligará al consistorio de la capital a modificar el proyecto denominado 'Urbanización del vial de conexión del polígono de la Lastra con la avenida de San Froilán'. De esta forma, el Ayuntamiento tendrá que buscar una nueva alternativa  que permita unir La Lastra con Puente Castro y la preservación de los restos.

La solución pasará, según ha remarcado Belén Martín Granizo, por el "recubrimiento de los restos" y la elaboración de un nuevo vial respecto al plan inicial. Un vial que irá presumiblemente "en forma de panza" desde la cota mas baja hasta el recubrimiento de los restos y que permitirá "preservar los mismos pero al mismo tiempo realizar un enlace tan necesario para este barrio de la ciudad".

El director general de Patrimonio, Enrique Sáez, en reiteradas ocasiones ha criticado la actuación municipal al entender que el Ayuntamiento no fuera capaz de hallar una solución que hiciera viable tanto la estructura técnica como los restos arqueológicos.

Por ello, la Comisión de Patrimonio no ha aprobado el proyecto de Ayuntamiento de León dado que “destruía” el vicus romano. No obstante, Sáez se ha mostrado optimista ante las posibles soluciones al entender que con una pequeña modificación se puede llevar acabo proyecto planteado por el equipo de gobierno “aunque sea sacrificando una pequeña parte de los restos arqueológicos”.

Ahora, el objetivo es que cuanto antes Junta y Ayuntamiento alcancen un acuerdo con la prioridad de llevar a cabo la conservación de estos restos mientras se alcanza una solución definitiva. De esta forma, el Ayuntamiento de León se verá obligado a diseñar un nuevo proyecto que compatibilice la construcción de este nuevo vial con la conservación del vicus romano.

Extraído de León Noticias