jueves, 4 de octubre de 2012

¿Somos o no somos familiares de los neandertales?

Se está montando mucho revuelo en los blogs de ciencia estos días con un tema recurrente. ¿Somos o no somos familiares de los neandertales? Nosotros no vamos a ser menos, así que toca explicar un poco el tema y el revuelo.

¿Realmente somos tan diferentes?
Empecemos por el principio de la historia para ponernos en situación. Hace unos cuantos años ya, la moda era separar a los Homo sapiens en dos subespecies: Homo sapiens sapiens y Homo sapiens neanderthalensis. Eso fue lo que muchos de nosotros estudiamos en la escuela. Y nos lo creímos.
Unos años más tarde, cuando se descubrió la PCR, cuando se empezaron a secuenciar genomas, se dijo que no, que todo había sido un error, que los cálculos estaban mal hechos, y claramente eran especies diferentes. Recordemos que si fuesen la misma especie, tendrían descendencia fértil, y si son especies diferentes no, por lo que este cambio era muy importante.
Y durante un tiempo, la cosa quedó así. Era la época de los descubrimientos de Atapuerca. Y cada vez nos situaban más lejos. La moda de ser una especie diferente, única. Muchos dudaban de estas nuevas teorías, argumentando lo evidente: si sapiens y neandertales vivían en el mismo sitio… ¿no iban a relacionarse? Vamos, que somos humanos… Pero parecía que no, que se debían ignorar mutuamente.
La ciencia siguió avanzando, y la teoría se volvió a un “bueno vale, puede que se relacionasen… pero la descendencia no era fértil”. Erre que erre con que somos bien diferentes.

Ahora, las cosas han cambiado. Cada vez se están publicando más y más artículos científicos diciendo que “quizá” no seamos parientes tan lejanos como creíamos.
En el número de octubre de Nature Reviews se ha publicado un artículo en el que se resume como las nuevas técnicas de secuenciación indican que la tasa de mutación es más o menos la mitad de lo que se había calculado antes, y que esto tiene ciertas implicaciones, cambiando muchas de las teorías sobre la evolución de nuestra especie.
El artículo habla de la divergencia entre humanos y otros primates, pero vamos a lo importante, los neandertales. Según el autor, la divergencia entre humanos y neandertales (y desinovanos, de los que ya se ha hablado aquí) se habría producido hace entre 272 y 435 mil años, siempre asumiendo que la divergencia entre humanos y chimpancés ocurrió hace aproximadamente siete millones de años. Pero antes se creía que había sido hace entre 400 y 600 mil años. Teniendo en cuenta el DNA mitocondrial, podríamos decir que hace 500 mil años. Y eso tirando por lo alto. Por supuesto, esto hace revisar todas las teorías y recalcular los años en los que ha ocurrido cada cosa, y las cosas cambian mucho.
Como resumen, podríamos decir que el Homo sapiens ha convivido con el Neandertal más tiempo de lo que se creía y que los nuevos cálculos apoyan la teoría del intercambio genético entre ambas especies. ¿Habrá que volver a la teoría inicial? ¿Volveremos a clasificarlos oficialmente como dos subespecies? ¿Dónde vamos a meter en el nuevo árbol genealógico a los desinovanos?
Desde luego, desde mi punto de vista, yo seguiré pensando en comunicarme con mi profesor de antropología de la facultad, que defendía a muerte que ni nos acercábamos a los neandertales, y poder decirle un “te lo dije, somos la misma especie! primos hermanos!”.
Para los que quieran (y tengan acceso), os dejo el enlace al artículo en el que se profundiza mucho más en el tema. Una lectura muy interesante: Revising the human mutation rate: implications for understanding human evolution.