jueves, 11 de octubre de 2012

Tesoros al alcance de la mano en Carral.

Los arqueólogos del castro de As Travesas ofrecen a grupos reducidos visitas y explicaciones de primera mano sobre piezas de hasta 2.500 años de antigüedad sin vitrinas de por medio.

Una de las piezas halladas en el castro de As Travesas.
Los arqueólogos que investigan el castro de As Travesas abrirán las puertas del laboratorio para permitir observar directamente algunas de las piezas extraídas del yacimiento. Grupos organizados de entre diez y quince personas podrán ver los restos al tiempo que reciben explicaciones sobre su historia de los propios arqueólogos que las estudian. Las visitas del proyecto 'Arqueo-lar' deberán concertarse con cita previa y serán los viernes y sábados por la tarde hasta diciembre, cuando se hará depósito de los materiales.

Pocas veces pueden los ciudadanos contemplar sin vitrinas de por medio y con un arqueólogo al lado los restos de quienes habitaron su tierra siglos antes. El equipo responsable de la excavación en el castro de As Travesas, en Carral, acercará el patrimonio a los ciudadanos con visitas guiadas para grupos reducidos que celebrarán desde esta semana hasta el próximo mes de diciembre.

"El patrimonio arqueológico no es de los arqueólogos. Queremos que la gente sea partícipe de su patrimonio", sentencia el jefe del equipo, Antón Malde. El arqueólogo explica que los miembros del equipo han decidido abrir las puertas del laboratorio, en Carral, durante la etapa de revisión de los materiales, que finalizará en diciembre con el depósito de los hallazgos y marcará el fin del proyecto, denominado Arqueo-lar.

Las visitas, que tendrán carácter gratuito, se realizarán los viernes y sábados por la tarde, con cita concertada. El proyecto está dirigido a grupos de adultos de entre diez y quince personas, "sobre todo, asociaciones o grupos organizados", explica Malde. La actividad tendrá una duración de una hora. Los participantes podrán observar algunas de las piezas halladas en el castro de As Travesas, aunque no todas. "Son muchas piezas y muy delicadas, pero se mostrará fuera de vitrina el material estable, que no sea delicado", explica el jefe de la excavación, y detalla que los visitantes podrán recibir las explicaciones sobre las características de las piezas directamente de los arqueólogos que las descubrieron en lugar de leer la información en el panel informativo de un museo.

"Normalmente, las piezas están en una vitrina. Aquí, tienes al arqueólogo al lado contándote las historias", señala Malde. El especialista sostiene que la iniciativa "es una oportunidad" que solo se puede dar en circunstancias concretas. "No es nada frecuente, salvo en visitas puntuales a un yacimiento en las que coincida que los técnicos trabajen en ese momento en la revisión de los materiales", afirma el arqueólogo.

La observación de los hallazgos, de entre IV antes de Cristo y VI después de Cristo, se completará con una presentación gráfica que ayude a entender "en qué circunstancias se encontraron las piezas". Malde explica que muchos de los restos "son de gran valor fueron recuperadas en muy buen estado de conservación". "Esta iniciativa es una apuesta por la arqueología pública", sentencia el arqueólogo.

Los interesados en participar en el proyecto deberán ponerse en contacto con el equipo de investigadores a través de la página de Facebook Castro das Travesas para concertar la cita.

Extraído de La Opnión Coruña