viernes, 5 de octubre de 2012

Vuelven a encontrar los restos de la Mona Lisa en Florencia.


Un equipo internacional de arqueólogos han hallado dos esqueletos femeninos en Florencia, uno de los cuales se sospecha que podría ser el de la Mona Lisa. Según han explicado los expertos, la tumba en donde se ha realizado el hallazgo, en el convento de Santa Úrsula de la ciudad italiana, es donde, según la historia, se enterró a la supuesta modelo de Leonardo Da Vinci.
Así, los científicos han apuntado que los escritos de la época indican que Mona Lisa Gherardini fue enterrada en dicho convento tras su muerte en 1542. Hasta hoy se habían estudiado todas las tumbas del recinto y se habían hallado siete cuerpos, pero, ahora, es la primera vez que se encuentran dos esqueletos de mujer.
Los arqueólogos se han encontrado los cuerpos uno encima del otro, por lo que, según han explicado al ‘Daily Mail, el equipo va a seguir cavando para comprobar que no hay más cuerpos de posibles familiares más antiguos en la fosa.
“Los libros de contabilidad llevados por las monjas de este convento dicen que, presumiblemente, los restos son los de María Del Riccio, una mujer rica que falleció en 1609″, ha señalado el equipo de arqueólogos, quienes han añadido que “los huesos de la Mona Lisa también podrían estar allí”.
Mona Lisa Gheradini, era la esposa de un comerciante de seda rico llamado Francesco del Giocondo, por eso la Mona Lisa es conocida como La Gioconda. La mayoría de los historiadores modernos están de acuerdo en que la dama del cuadro es Lisa del Giocondo, que se convirtió en monja después de la muerte de su marido. Murió en el convento el 15 de julio de 1542, a los 63 años.
Son estos datos los que llevaron a los arqueólogos a excavar en el Convento de Santa Úrsula. Primero tuvieron que excavar a través de una capa espesa de hormigón que presenta el edificio, ya que el convento estuvo a punto de convertirse en un cuartel del ejército en sus últimos años de historia.
El equipo ha indicado que si encuentran el cuerpo de Mona Lisa Gherardini esperan poder extraer su ADN para confirmar su identidad y compararla con el ADN de sus dos hijos, enterrados en otro lugar. Además, utilizarán técnicas de reconstrucción facial para comparar si su cara es la de la pintura.
Extraído de El Mundo