martes, 6 de noviembre de 2012

Descubren tumba de una princesa de la V dinastía en Egipto.

Además, se encontraron tumbas de empleados que no formaban parte de la familia real a dos kilómetros al norte de las sepulturas de los miembros de la V dinastía.


La tumba de una princesa faraónica de la V dinastía (2.500 años antes de Cristo) ha sido descubierta en la región de Abusir, a 25 kilómetros al sur de El Cairo, anunció hoy (viernes 2) el ministro de Antigüedades egipcio, Mohamed Ibrahim.

"Hemos descubierto la anticámara de la tumba de la princesa faraónica Shert Nebti, en cuyo centro hay cuatro columnas de caliza", afirmó Ibrahim.

Estas columnas tienen "inscripciones jeroglíficas con el nombre de la princesa y sus títulos", agregó.

"Fue la misión del Instituto checo de egiptología, dependiente de la facultad de letras de la universidad Carlos de Praga (...) la que descubrió la tumba", precisó en una nota.

Según él, "el descubrimiento de esta tumba marca el comienzo de una nueva era en la historia de las sepulturas de Abusir y de Saqqara, después de la exploración de la parte sur de la tumba".

"Se encontraron tumbas de empleados que no formaban parte de la familia real a dos kilómetros al norte de las sepulturas de los miembros de la V dinastía", señaló.

En la tumba de la princesa, el equipo checo también encontró un pasillo que parte del sudeste de la anticámara.

En el muro del pasillo, cuatro aperturas conducen a otras tantas tumbas.

Dos de ellas, del reinado del rey Dyedkera Isesi, bajo la V dinastía, pertenecen a altos funcionarios, uno de los cuales tiene el título de "Gran justiciero de la casa grande" y el otro el de "inspector de los servidores en el palacio".

Las otras dos se están estudiando, afirmó el jefe de la misión checa Miroslav Barta.

Una de ellas pertenece a un funcionario con el título de "supervisor de los escribas". En ella -cuenta Barta- se encontró una puerta en trampantojo y tres estatuas de caliza que lo representan en posición de escriba.

En el pasillo hay cuatro grandes sarcófagos en caliza que contienen varias estatuillas, entre ellas las de un hombre acompañado por su hijo.